Una mujer de 67 años está a la orilla de la ruta con su cuatro hijos y cinco nietos. Le derrumbaron su precaria casa para darle la tierra a los Huarpes. 


Hace unos diez días que el Gobierno de San Luis desalojó y derrumbó el ranchito en el que vivía Saturnina “Nina” Agüero, de 67 años, junto a sus cuatro hijos y cinco nietos. Actualmente siguen a la vera de la ruta y a la intemperie. Su situación económica les impide acceder a una vivienda con lo cual se instalaron en una carpa.

Familiares de “Nina” expusieron en las redes sociales su historia, que fue replicada por los usuarios conmovidos ante la injusta situación: “No demolieron un castillo multimillonario, demolieron un ranchito repleto de amor y trabajo”.

Así vive la familia en La Tranca.

Lo peor de todo es que hasta el momento no han tenido ninguna solución y de acuerdo a lo que informó su hermana Cecilia Agüero, en diálogo con El Chorillero, improvisaron una carpa en un terreno colindante, frente al sitio donde se produjo el desalojo.

La Tranca es un paraje ubicado en el departamento Belgrano y está en una zona desértica al límite con San Juan. Allí la familia subsiste como puede a las condiciones climáticas y a los animales peligrosos como arañas, alacranes, entre otros que habitan la zona.

Así vive la familia en La Tranca.

Por ahora sus allegados son los únicos que asisten a la mujer y su familia. “Imagínense estar todo el día ahí, dormir, cocinar, estar expuesto a lo que sea ¿Dónde están los derechos humanos? ¿Dónde está Ni Una Menos? Estamos hablando de violencia, los derechos de mi hermana fueron pisoteados por el Gobierno provincial”, cuestionó indignada la hermana de Saturnina.

Además de la asistencia de amigos y famliares, el Gobierno de San Juan también estuvvo proveyéndoles agua mineral y apoyándolos en el difícil momento.

¿Qué explican desde el Gobierno de San Luis?

Según describieron desde la Fiscalía de Estado lo que ocurrió con el caso fue un desalojo ordenado por el juez Civil Nº4, Agustín Ruta. La medida se aplicó luego de que la familia se instalara “en los terrenos que habían sido expropiados para la Comunidad Huarpe”.

Roald Cattaneo, el secretario de la Sala Judicial de Fiscalía de Estado, aseguró en declaraciones a la Agencia de Noticias San Luis que Agüero que Saturnina “es una usurpadora” ya que existían “por lo menos tres órdenes de desalojo emitidas por la Justicia, que no acató”.

La hermana de Saturnina expresó que le parece “vergonzoso y espantoso” conocer dichas declaraciones y mostró su repudio ante la imposibilidad de acceso a la asistencia de las necesidades básicas.

No ubicaron a mi hermana en una vivienda, no la asistieron en salud, no le proveyeron comida, agua, incluso cuando se descompuso el día del desalojo y llamamos a la ambulancia se hizo presente una unidad de la provincia de San Juan, no de San Luis. Están totalmente desamparados”, aseveró.

“Es una caradurez muy grande decir que no somos del lugar. Somos nativos, mis hermanos se quedaron toda la vida ahí, es terrible el daño. Si el gobernador (Alberto Rodríguez Saá) tiene un mínimo de humanidad le pedimos por favor una solución, nadie tiene derecho a ser maltratado así, pero me causa gracia decir esto porque parece que me dirijo con la nada misma”, concluyó.






Comentarios