Tiene dañada una membrana que recubre el corazón. El sospechoso está identificado, pero no ha sido detenido. Fue en San Luis.


El viernes pasado, dos jóvenes entraron a una casa ubicada en la manzana L del barrio San Luis XV, de la capital puntana, y uno de ellos, que anteriormente había amenazado con que iba a regresar e iba a “hacer cag.. a todos”, apuñaló en el pecho a un integrante de la familia que ahora está internado en delicado estado en el Hospital San Luis. El sospechoso está identificado, pero no ha sido detenido.

El herido es Rodrigo Gómez y de acuerdo a lo que denunció en la comisaría uno de sus hermanos, él no se había dado cuenta de que había intrusos en su casa, dijo que una vecina le avisó, y que, como estaba en el domicilio, salió al patio, a ver si los veía. Antes de que escaparan, por lo que logró identificar a uno de ellos. Lo ubica porque la madre del intruso, al parecer, vive en la misma zona.

Según informó el subjefe de la Comisaría 23ª, subcomisario Daniel Farías, a cargo de las averiguaciones, a El Diario de la República, el sospechoso está identificado, es conocido en el barrio y tiene 18 años, además agregó que el juez Penal 1, Marcos Flores Leyes, está al tanto del caso.

Este hermano del herido fue al domicilio del sospechoso y habló con un tío de él. Le comentó que lo había visto dentro de la casa, y el pariente se comprometió a hablar con él de lo ocurrido. El denunciante aseguró que no hubo problemas durante esa charla y todo estuvo tranquilo.

Pero después, según lo asentado por el hermano del herido, el joven volvió en dos oportunidades a su domicilio. La primera, fue en moto a increparlo porque andaba diciendo que él se había metido en su vivienda: “Me dijo que me iba a matar, que los iba a hacer cag… a todos, y después dijo que iba a volver”, expresó.

El sospechoso cumplió y el viernes, cerca de las 21:30, regresó. En el interior de la vivienda estaban Rodrigo, el denunciante y otro hermano de ellos. Contó que al ver que había llegado el joven, los tres salieron al patio delantero, y que fue Rodrigo quien decidió ir a la vereda.

Consta en la denuncia que el agresor invitó a Rodrigo a pelear mano a mano, y que cuando éste se paró al frente, el otro le clavó una puñalada en el pecho con un cuchillo que llevaba escondido entre sus ropas.

Cuando cayó al piso, el atacante escapó y con la ayuda de vecinos, lo levantaron y trasladaron al Hospital San Luis.

Horas más tarde, los médicos les informaron que la puñalada le había roto una membrana que recubre el corazón: “Eso es todo lo que tenemos. Por su estado, no le hemos podido tomar la denuncia. Está delicado”, refirió el subjefe de la Seccional 23ª. “Vamos a mandar al médico forense”, para que lo examine, acotó.

Según el subcomisario Farías, esa circunstancia mencionada por el denunciante, la de haber entrado a su domicilio, no habría ocurrido el mismo día de la puñalada. “Aparentemente, eso fue tiempo atrás. Ha habido una serie de quejas a la familia del agresor, y este chico, no sabemos por qué, fue el sábado a reprochárselo y se dio la discusión”, manifestó.

El domingo, en la inspección ocular que hicieron en la casa de los Gómez, los efectivos no hallaron ningún elemento cortante.

Los efectivos consignaron en el acta que solo había manchas de sangre en la vereda y en la calzada, ya que los rastros que quedaron en la parte de adelante de la vivienda fueron lavados.






Comentarios