Dos delincuentes ingresaron al domicilio y se llevaron cerca de $80 mil en efectivo, relojes, joyas, ropa, perfumes y una memoria con fotos familiares. 


Emiliano Capella, el jugador santafesino de fútbol que se desempeña como defensor en el club Juventud Unida Universitario, fue víctima de la ola de robos que azota San Luis y aunque vive al lado del jefe de la Policía de la provincia, Fabricio Portela, delincuentes entraron a su vivienda y se llevaron cerca de $80 mil en efectivo, relojes, joyas, ropa, perfumes y una memoria en la que guardaba fotos familiares.

El domingo cerca de las 13:30 dos delincuentes arremetieron en su domicilio de calle La Rioja, situado a metros de la sucursal de Easy, de la capital puntana, y se llevaron todo lo que pudieron. 

El robo ocurrió a metros del centro comercial Easy.

Capella habló con El Chorrillero y contó que salió con su familia y a los 20 minutos recibió el llamado de una vecina que le advirtió sobre el hecho. “Cuando volví encontré todo revuelto (…) lo que más me duele son las fotos de mis hijos y mi familia que tenía en la memoria extraíble que se llevaron” lamentó y añadió que: “Al menos no estaba mi familia, justo habíamos salido gracias a Dios”.

El jugador de futbol duda de que haya sido un hecho al azar, particularmente porque a esa hora estaba concentrando e incluso en su departamento tenía otras pertenencias de valor como computadoras, un ipad, y demás elementos que “son fáciles” para movilizar, pero no se los llevaron.

Capella radicó la denuncia en la Comisaría 2ª y aseguró que quiere mudarse. “Estoy ordenando todo porque acá no quiero vivir más. Uno así se da cuenta de las cosas que faltan, me mudé hace poco, un mes y medio, y ahora sufrí todo esto. Tengo dos hijos y hoy priorizo mi familia, estoy embalando todo y veré a donde iremos”. 

Según pudo conocer el medio local mencionado, hace un mes otras víctimas de la inseguridad en la zona fueron dos altos funcionarios del Gobierno de San Luis: Hugo Franco y Karime Raed, quienes viven también sobre calle La Rioja al 500, los ladrones se llevaron joyas y dinero.

“Sinceramente vivimos en tierra de nadie. Acá cerca del Easy ya hubo tres o cuatro robos, vas a la empresa a pedir los registros de las cámaras de seguridad y tenés que levantar un comunicado, nadie facilita nada. No se pone la seguridad necesaria”, manifestó Capella

En el mismo argumento aseguró que en la zona “no hay policías” patrullando y señaló su hartazgo por los sucesos de inseguridad.

“Nos conformamos diciendo ‘menos mal que no estaba la familia’, pero no es así. Lo que se llevaron no se recupera, hemos perdido muchas cosas que conseguimos con mucho sacrificio en el día a día, uno siente mucha impotencia, tendría que haber más seguridad pero a nadie le importa nada, quisiera ver ahora cuánto se mueven para recuperar las cosas”, concluyó.






Comentarios