La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos manifestó su "profundo desacuerdo" con la medida adoptada por el Tribunal Oral Federal. 


La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de San Luis manifestó este martes su “profundo” desacuerdo con el permiso otorgado por el Tribunal Oral Federal de esa provincia para que los imputados por delitos de lesa humanidad no presencien las audiencias.

La decisión fue adoptada por los jueces María Paula Marisi y Alberto Daniel Carelli, de Mendoza, y Julián Falcucci, de Córdoba, que conforman el Tribunal que juzga al ex juez federal Eduardo Allende, el ex fiscal Federal Hipólito Saá, el ex médico de la Policía de San Luis, Jorge Omar Caram, y el ex teniente de la Artillería Nº 14, Alberto Eduardo Camps, cuyas audiencias se iniciaron el 19 de octubre pasado.

Los imputados están acusados de integrar una “asociación ilícita, privación ilegitima de la libertad agravada y tormentos”, y el Tribunal aceptó sus alegatos de razones físicas y psicofísicas para no presenciar las audiencias.

Para la APDH de San Luis, único querellante en el juicio, la decisión provoca “sorpresa, disconformidad y profundo dolor”. 

La dirigente de la APDH Lilian Videla dijo que “hemos llevado una lucha de más de cuarenta años pidiendo Justicia y recién hoy se juzga a los civiles cómplices de los hechos horrendos cometidos durante la dictadura cívico militar”.

Indicó además que “los responsables han sido eximidos de presenciar las audiencias, donde las victimas tiene que revivir los horrores vividos, y los cómplices responsables no están presentes para escuchar que les pasó, porque no actuaron con la ley”.






Comentarios