Proponen crear un registro de las personas que los alquilan. Además deberán poseer una constancia de Afip, póliza de seguro, autorización para utilizar el inflable y protocolo de mantenimiento, entre otras exigencias.


Los concejales del bloque Frente Unidad Justicialista (FUJ) de San Luis presentaron un proyecto de ordenanza que regulará la actividad de comerciantes que se dedican al alquiler de inflables infantiles. El objetivo es armar un registro de las personas que dan el servicio, que posean un seguro y que los juegos estén en buen estado. 

De acuerdo a lo publicado por El Diario de la República los ediles puntanos recibieron muchas quejas de vecinos sobre el estado de los inflables que alquilan, comúnmente llamados “peloteros”, y manifestaron que en algunos casos hubo accidentes durante el juego.

Inflables

La concejal del FUJ y autora del proyecto, Norma Rosales, explicó que luego del pedido de informe que hizo al Poder Ejecutivo municipal, sobre los locales de fiestas infantiles, observó que esta rama del negocio no tenía regulación por parte del Municipio y aseguró que es necesario para proteger ambas partes, tanto a quien lo alquila como al dueño del inflable.

“Constantemente me reúno con vecinos y ellos me cuentan que cuando contratan estos peloteros no saben si tienen algún tipo de medida de seguridad. Dicen que se desinflan de repente y se caen arriba de los niños, y se pueden lastimar. No tienen las medidas de seguridad necesarias para afirmar que no pase nada. Además, supe que los inflables tienen vencimiento”, manifestó la concejal. Agregó que en muchas oportunidades los vecinos se quejaron porque el pelotero estaba muy sucio. “No los lavan y eso puede provocar enfermedades”, afirmó.

El proyecto nombra como autoridad de aplicación de la norma al Ejecutivo municipal

Deberán crear un registro, y quienes estén anotados cumplirán una serie de requisitos dictados en la ordenanza. En principio deberán poseer una constancia de inscripción en la Afip, en donde figuren los datos del propietario, de la persona que lo explote comercialmente, la marca del juego con la autorización para utilizarlo y sus especificaciones técnicas. Además del periodo de la autorización y una póliza de seguro de responsabilidad civil con comprobante de pago”, detalló.

Inflables infantiles.

“Si se cae un niño, hoy no hay responsabilidad civil, los padres no tienen cómo comprobar que fue por un juego en mal estado, no te dan ni un recibo. No es que esté en contra de los comerciantes, sino que queremos que tengan todo en regla y, por supuesto, velamos por la salud de los niños”, explicó Rosales.

Aseguró que más allá de ser una actividad recreativa, puede estar encubierta una tragedia: “Una mamá me contó que en uno de estos juegos, que se desinfló repentinamente, su hijo se esguinzó la mano. Otro papá comentó que en una fiesta, un globo se fue hacia el motor que infla el pelotero y su niño fue a buscarlo y si el padre no lo ve justo se podría haber cortado un dedo. Es peligroso y es necesario que los juegos tengan un certificado de calidad con un plan de mantenimiento, que cuide a los niños de las partes, como el motor. Al estar regulado, esto va a cambiar para ambos porque va a haber garantías y derechos de las dos partes”, expresó.

Inflables infantiles.

“Hay que ser precavido y legislar para todos. Con un registro, debidamente inscripto, habilitado, que no tengan que pagar mucho, porque tampoco es lo mismo una persona física o jurídica que está alquilando peloteros porque por ahí no tiene otro medio de trabajo. Pero que se inscriba, así se queda tranquilo, porque son actividades, ahora, de uso frecuente y, por ejemplo, para los padres alquilar un salón con pelotero es muy costoso; llevarlo a una casa, en cambio, es mucho más barato. Por eso creo que debe estar regulado, nada más”, concluyó.




Comentarios