Muchos de ellos son jubilados y por las bajas temperaturas no pudieron marchar, pero el próximo sábado volverán a juntarse. 


El miércoles por la tarde los vecinos de la ciudad de Villa Mercedes, San Luis, se reunieron para manifestarse contra la suba del gas, y ahora también de la luz. En un comienzo, los autoconvocados que se organizaron para reclamar, pensaban hacer una marcha que iría por la avenida Mitre, pero el frío y la llovizna, intimidó a las decenas de hombres y mujeres que se  acercaron a la Plaza San Martín.

La mayoría de los autoconvocados pasaban los 60 años. Pero no sólo eso tenían en común, todos reciben una jubilación que no les permite abonar las facturas. “A mi casa entrarán unos cinco mil pesos, no más. Si pago el gas o la luz, no puedo comer”, dijo Miguel, uno de los jubilados.

Por lo que entre todos decidieron que volverán a reunirse el sábado a las 16, en el mismo lugar, e invitaron a la comunidad a que se sume, también esperan que el clima los acompañe.

Jubilados marcharon contra el tarifazo en San Luis.

La cita era a las 18, y  de a uno o de a dos, se fueron acercando al centro de la plaza villamercedina donde los esperaba César Torres, uno de los vecinos que organizó la manifestación. Aún con la esperanza de hacer escuchar su voz en las calles, algunos dejaron atadas sus bicicletas en los postes de luz, para salir a marchar tranquilos.

“Tenemos que hacer algo. Sabemos que con la marcha no vamos a lograr mucho pero por lo menos visibilizamos lo que está pasando”, dijo José Alcaraz mientras conversaba con dos de sus vecinos. El hombre del barrio Villa Celestina contó que hace unos meses recibió una boleta por $800, una siguiente por $4.600 y la última de $9.000. Ése fue motivo suficiente para que José dejara por unas horas su casa y se uniera al reclamo junto a los suyos. “Nos sentimos muy solos, no sabemos qué hacer ya. En mi caso puedo pagar la boleta con mucho esfuerzo, pero hay gente que no. Hoy por hoy te da miedo prender hasta una hornalla, no puede ser”, lamentó a El Diario de la República.

A Eugenia, de barrio Pablo Díaz, le ocurre algo similar. Aunque no es jubilada, asegura que para ella también es imposible afrontar el pago. “Soy mamá soltera. Vivo en un departamento en el que tenemos todo eléctrico y aún así, me llegó una boleta de $6.000. Pago otros seis mil en alquiler y cuando quise ver no me queda para la comida y las cosas de los chicos”, contó con angustia.

Cerca de las 19, Torres le pidió a los vecinos que estaban dispersos en la plaza, que se acercaran al centro. Confirmó que no marcharían por las condiciones climáticas y les contó el motivo del encuentro: “Hace unas semanas fuimos al Concejo Deliberante y hablamos con los legisladores. Conformamos una comisión, presentamos un recurso de amparo, al cual rechazaron y seguimos sin tener apoyo”, explicó.

Los vecinos lamentaron que ningún funcionario o legislador los haya acompañado, pero sobre todo pidieron a los mercedinos que los acompañen. “Necesitamos ser más unidos. Si vos charlás con cualquier persona, sabés que las cosas están mal y aún así, no salen a manifestarse. No entiendo, estoy un poco desilusionada”, expresó Estela, de la zona oeste.




Comentarios