De los cinco representantes, cuatro votaron en contra de la legalización del aborto y uno a favor. 


El proyecto de ley para despenalizar y legalizar el aborto, que se trató durante el miércoles y jueves en la Cámara de Diputados de la Nación, mantuvo en vilo a toda la sociedad, tanto a quienes estaban a favor como los que estaban en contra. De los cinco diputados puntanos, solo uno votó a favor. 

Luego de más de 20 horas de sesión, José Riccardo de San Luis por Cambiemos, a pesar de que era una de los indefinidos durante toda la madrugada y se presumía que se abstendría, confirmó su voto y respaldó el dictamen. Durante su exposición manifestó que: “A 12 años de la sanción de la Ley de Educación Sexual Integral, el 80 por ciento de los alumnos no reciben educación sexual y solamente el 20 por ciento de los docentes argentinos están capacitados más o menos para abordar esta enseñanza, hay provincias e instituciones que se niegan a darle este derecho a los niños”.

También reclamó que en “cien años no hemos podido resolver la discriminalización de la mujer”, y dijo: “hoy tenemos la posibilidad de enterrar 100 años de hipocresía, buscando los consensos y propiciando el debate en aquellos puntos sin acuerdo.”

Por su parte el diputado puntano Andrés Alberto Vallone de Unidad Justicialista, tal como lo había anunciado votó en contra del proyecto de ley. Durante su discurso manifestó que: “No debemos esconder debajo del alfombra este problema, porque el aborto es una tragedia. Los problemas sociales se resuelven con justicia social. Y la justicia social no se resuelve con muerte, sino mejorando la calidad de vida de las personas“ y agregó que “todos nosotros fuimos un embrión alguna vez”.

También votó por la negativa la diputada Victoria Rosso, de Unidad Justicialista por San Luis, y en el Congreso durante su sesión declaró que: “Este proyecto no es el camino para resolver la problemática de los embarazos no deseados ya que tiene diferentes falencias y carencias, entre ellas no define jurídicamente entre un feto antes y después de la semana catorce” y remarcó: “En el reconocimiento de la vida, nuestro marco normativo es categórico: la vida inicia desde la concepción. Este proyecto peca desde sus inicios de anticonstitucionalidad”.

Karim Alume Sbodio de Unidad Justicialista por San Luis reconoció ambas posturas pero votó en contra del proyecto y reconoció que “no creo que en este recinto alguien esté en contra de la vida. No creo que plantear la legalización del aborto signifique estar a favor del aborto. Si bien yo voy a votar en contra, sí creo en el diagnóstico de quienes impulsan el proyecto”. Reconoció la problemática en torno a la salud y concluyó: “Soy un convencido de que la educación, la ciencia y la tecnología serán aliados fundamentales en la lucha contra el aborto, siempre y cuando dejemos de tener un Estado que mira hacia el costado”.

La diputada de San Luis, por el Frente Unidad Justicialista, Ivana Bianchi ya había anunciado su negativa por el proyecto de ley para la legalización del aborto, pero sorprendió a todos en el recinto cuando rompió en llanto por las mujeres que no pueden concebir.

Durante su exposición Bianchi aseguró que: “Estamos debatiendo la muerte de un ser indefenso” y expuso elementos científicos exhibiendo un estudio según el cual aseguró que el embrión/feto siente dolor ante prácticas invasivas y aseguró: “Si se aprueba el proyecto se podrían dar tercerizaciones de las prestaciones del servicio. Esto llevaría a no tener un control ético sobre el tema. Por ejemplo, en Estados Unidos, hay una multinacional que hacía esto y era financiada con subsidios por el Estado. Después de varias denuncias los subsidios les fueron quitados”.

“Existen videos en donde una doctora de esa empresa dice ‘somos muy buenos para conseguir el pulmón, el corazón, el cerebro o el hígado, porque no aplastamos esas partes, presionamos por arriba y por abajo para sacar esas partes íntegras’. Y se puede pagar hasta 100 dólares cada feto. Lo mismo ocurre en el Reino Unido. También hay tráfico de cerebros de fetos en Francia. Por eso me pregunto: ¿cuál va a ser el destino de estos fetos, van a ir a bolsas, van a ir a investigación, van a ser comercializados?”, agregó Bianchi.




Comentarios