El ruso Sergei Revin es una de las 600 personas que han viajado al espacio.


De las sólo 600 personas que han viajado al espacio, el cosmonauta ruso Sergei Revin es el número 526. Deslumbró en San Luis contando sus historias, anécdotas y secretos de su viaje a la Estación Internacional Espacial en 2012.

La llegada de Revin a la provincia, quien estuvo cuatro meses en la Estación Espacial Internacional, se da al cumplirse 10 años de la visita histórica a San Luis de dos héroes de la Unión Soviética, los astronautas Gregory Grechko e Igor Volk.

Para los fanáticos de la astronomía la tarde de este jueves fue más que movilizadora, ya que la visita de Revin trajo la posibilidad de acercarse al mundo espacial de la mano de quien puede contar la historia en primera persona. El cosmonauta hizo un repaso minucioso por los preparativos que llevaron a su tripulación a visitar el espacio: entrenamiento, exámenes, chequeos de salud y un equipo internacional que trabajó conteniéndolos en cada paso. No faltaron las fotos y testimonios de cada uno de los días vividos en gravedad cero.

Sergei Revin deslumbró a la audiencia en el Salón Blanco.

Y por supuesto, cuando llegó el turno de las preguntas, los asistentes sorprendieron a Sergei con sus consultas: un físico dio detalles sobre un proyecto que propone formas diferentes para poder volar y llegar al espacio. Un niño quiso saber si prefería vivir con o sin gravedad, ante lo cual las risas no se hicieron esperar en un Salón Blanco que, colmado de gente, se convertía de a poco en una nave espacial.

Las misiones al espacio tienen objetivos concretos que apuntan a estudiar cómo reaccionan las especies en ámbitos extraños, realizar estudios médicos en condiciones diferentes a las usuales y por qué no, continuar con la búsqueda de vida extraterrestre. Todos estos ejes fueron protagonistas del encuentro organizado por la Universidad de La Punta, que busca constantemente fomentar la curiosidad y el conocimiento.

“Lo que más me gustó fue tener un acercamiento a la vida del espacio y como voy al Instituto de Idiomas a practicar ruso, entonces estuvo bueno tener un contacto con el idioma y con gente de allá”, comentó un estudiante del IDI de la ULP.

Sergei Revin deslumbró a la audiencia en el Salón Blanco.

Por su parte Fernando Benavente, un espectador notablemente emocionado por conocer a Sergei, expresó: “Escuchar a un astronauta es siempre algo muy interesante por las experiencias que tienen en el espacio”. Y agregó: “Cuando de chico me preguntaban qué quería ser, yo decía astronauta. La astronomía es mi pasión”.




Comentarios