En la sesión del lunes debían debatir el marco normativo de los sistemas de boleta única de papel y el de la boleta única electrónica.


El jueves pasado la sesión del Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis se pasó para el lunes porque el bloque de Unidad Justicialista -el oficialismo puntano- nuevamente no dio quórum para tratar el marco normativo para la utilización de dos sistemas: el de boleta única de papel y el de boleta única electrónica. Además se suma la obligatoriedad del debate de candidatos a intendente y concejales.

El jueves 15 de agosto a la sesión solo asistieron tres concejales de San Luis Somos Todos, los tres de Avanzar y Cambiemos y Roberto González Espíndola (aunque pertenece a Unidad Justicialista) quien manifestó que quería implementar la boleta única de papel e incluso presentó un proyecto para dotar de un marco normativo a este sistema que nunca se ha utilizado en la capital puntana.

“Entendíamos que el jueves pasado, la falta de quórum había sido utilizada como una herramienta legislativa con la idea de buscar consensos. El fundamento del no quórum, no ha variado. Querer forzar una votación me parece que no da resultados, está a la vista. Si o si hay que sentarse dialogar y buscar un camino de consenso”, remarcó González Espíndola.

La Gaceta Digital aseguró que desde San Luis Somos Todos y Avanzar y Cambiemos temen que el oficialismo provincial prefiere que la boleta única de papel se quede sin marco normativo para luego decir que el llamado a elecciones de Ponce no es válido y utilicen el viejo sistema de “lista sábana”.

Por su parte, el concejal Luis “Piri” Macagno -sobrino del Intendente Ponce-, quien en un momento estaba a favor del municipio y era crítico del oficialismo, luego se pasó para el rodriguezsaaísmo, ahora presentó un proyecto para la utilización de la boleta única electrónica. 

La implementación de dicha tecnología podría costar más de $15 millones, una cifra muy mayor en comparación con los $700.000 que costaría utilizar la única de papel.

Durante el lunes, según publicó El Diario de la República, en la sesión sólo tuvo la intervención del concejal Ponce, quien solicitó la elaboración de un informe para detallar los motivos de las ausencias y hasta advirtió la posibilidad de sanciones económicas. Cacace aceptó el pedido de informe, pero remarcó que las sanciones deben ser debatidas eventualmente en una próxima sesión.





Comentarios