El femicida estuvo diez horas amenazando con suicidarse si no revisaban su condena. En noviembre de 2018 fue sentenciado a 38 años de prisión. 


El miércoles de la semana pasada transcendió que el femicida Juan José Murúa, desde las 16 hasta las 2 de la madrugada, se subió a una torre de iluminación de 25 metros de altura del Servicio Penitenciario de Pampa de las Salinas en San Luis, en forma de protesta, exigiendo a gritos que se revise su condena. En noviembre de 2018 Murúa fue sentenciado a 38 años y dos meses de prisión por asesinar en el 2009 a Brenda Arias, quien tenía 19 años.

Este viernes Murúa sería recibido por autoridades del Superior Tribunal de Justicia mientras que familiares de la víctima se manifestaron en la localidad de Concarán

La mamá de Brenda Arias.

Juan José Murúa, en el 2009, asesinó y prendió fuego a Brenda Arias, quien tenía 19 años. Sus restos fueron hallados 18 días después en un campo de Villa del Carmen. 

Lilia Novillo, integrante del Superior Tribunal de Justicia, decidió mantener una audiencia con el femicida para el próximo viernes con el fin de informarle que sobre el estado del recurso de Casación que presentó la defensa, según informó El Corredor de Noticias. 

Una vez que Murúa bajó de la columna fue trasladado hasta la Penitenciaria provincial y horas más tarde a “La Botija” donde se encuentra alojado en aislamiento.

Familiares piden Justicia en Concarán.

Sobre Murúa pesan otras causas, está sospechado de asesinar a otra joven, Marisol Rearte y de hacer desaparecer a la hijita, Luz Oliva, en febrero del 2014. El cuerpo de la madre apareció en octubre del año pasado, mientras que los restos de la pequeña de dos años aun no fueron hallados.

El reclamo de Murúa generó indignación en los familiares de Arias, Rearte y Oliva, quienes concentraron frente a los Tribunales de Concarán durante la mañana del miércoles.





Comentarios