La cadena de electrodomésticos de origen puntano aseguró que no cerrarán sucursales ni reducirán personal.


Ribeiro es una famosa cadena de electrodomésticos, de origen puntano que fue fundada hace 109 años. El lunes trascendió que pidió el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) al igual que Frávega, Musimundo y Garbarino. Sin embargo aseguraron que no despedirán personal ni cerrarán sucursales. 

El lunes la empresa explicó a través de un comunicado dirigido a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires: “El foco de esta discusión no está puesto en el cierre de sucursales o la reducción de personal, sino en acogerse a los beneficios previstos por la ley para prepararnos para cuando la industria se reactive”.

La firma fue fundada en Villa Mercedes en 1910 y actualmente dispone de 85 tiendas distribuidas por todo el país y 1.550 empleados.

Desde la empresa aseguraron a Infobae que no están en una situación de alarma y que no tienen un plan en marcha de cierre de locales o despidos. “Ribeiro decidió acogerse a los beneficios de la ley para poder continuar con su proceso de transformación y modernización y mitigar así los efectos sobre la sociedad en su conjunto. La compañía viene adecuándose amigablemente a las circunstancias de caída de ventas y cambio de formato. Siempre acordando con proveedores, acreedores financieros y gremios”, aseguró Dan Attie, director comercial de la empresa.

Desde el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación confirmaron que Ribeiro solicitó el PPC, en una primera audiencia la semana pasada, tanto para el sector de comercio como para el sector de transporte. 

Attie explicó que el PPC permitirá a Ribeiro la reducción de algunas cargas laborales durante un período de entre cinco y seis meses: “La situación no es alarmante y tiene más que ver con repactar algunos temas con los gremios. El sector del comercio minorista fue muy golpeado en los últimos 12 meses”.

Según en el último informe del Indec, las empresas de electrodomésticos fueron las más golpeadas por la caída del consumo; las ventas a precios corrientes del primer trimestre del año sumaron $22.484,6 millones, una caída de 12,6% respecto al trimestre anterior y una variación negativa de 0,2% respecto del primer trimestre de 2018.

La adopción del mencionado procedimiento se debe a circunstancias ajenas a la voluntad de la sociedad, con el fin de tomar una serie de medidas tendientes a adecuar y reestructurar las diferentes estructuras internas de la empresas de manera racional, ordenada y planificada optimizando sus recursos y reduciendo los costos”, explicó la empresa en un comunicado dirigido este lunes a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.






Comentarios