Tras siete años y medio aún no está fijada la fecha del juicio para determinar la responsabilidad de la dueña de la empresa Polo.


El 2 de noviembre de 2011 sucedió la tragedia de Zanjitas, en San Luis, que sacudió al país entero cuando un tren atropelló al colectivo en el que iban 40 niñas del colegio Santa Maria, de la capital puntana, realizando actividades solidarias junto a sus maestras. En el accidente murieron seis niñas y dos maestras.

Hasta el momento no hay fijada una fecha para el juicio que determinará la responsabilidad de Mabel Zanjitas,  dueña de la empresa de colectivos Polo, con la que viajaban las víctimas.

Las familias de las niñas fallecidas y sobrevivientes aún no encuentran Justicia y mucho menos consuelo. Es por eso que el miércoles al mediodía padres y madres marcharan dese el Correo Argentino, por av. Illia y San Martín, hasta el Poder Judicial.

Ellos consideran que tras siete años y medio del terrible choque, aún no se llega saber cual fue la responsabilidad de los sospechosos y menos aún que paguen las consecuencias, explicó Roberto Lencina, papá de Valentina Lencina Nolte, una de las chicas que sobrevivió.

“Mi hija vivió un gran trauma. Ella no se desmayó en ese momento, por lo que vio toda la película, por decirlo de alguna forma. Cuando el colectivo iba derrapando de costado por las vías, ella cayó por la ventanilla a un barranco, con una compañerita que murió. Es un canal que, del lado derecho, tenía una pendiente de seis metros y pico. Ahí fueron a parar las nenas. Mi hija se golpeó la cabeza, se desmayó y se despertó al rato. Estuvo con terapia, y está mejor. Hoy tiene 18 años, está en Córdoba, estudiando, pero hay cosas que no se olvidan más”, recordó Roberto.

Según informó El Diario de la República, para la jueza de Sentencia, Laura Molino, – quien elevó la causa a juicio oral en noviembre pasado- la empresaria no cumplió con su deber de controlar que todo estuviera en regla para que las niñas realizaran el viaje en condiciones y así cumplir con una misión solidaria en los parajes Santa Rosa y Cazador.

Hasta el momento el único condenado fue Julio Jofré, el conductor del colectivo, que en octubre de 2015 la Justicia lo sentenció a 4 años y 8 meses de cárcel bajo la carátula de “homicidio culposo y lesiones graves culposas agravadas por la pluralidad de víctimas”.

La fiscalía, encabezada por Ernesto Lutens, pidió la misma sentencia de Jofré para Tyempertyopolos, por ser “coresponsable”.

El abogado defensor de las familias, Jorge Sosa dialogó con El Chorrillero y afirmó que de las audiencias “saldrán nuevas responsabilidades”, que pueden afectar a la directiva de la empresa como a las autoridades del colegio religioso

Debido a que la escuela contrataba el servicio, establecerán cómo lo pidieron y si la empresa Polos “estaba habilitada en ese momento” o funcionó de “manera ilegal”. 

“Más allá que se hayan interpuesto muchísimas chicanas, quejas y planteos jurídicos como el de nulidad, ha llegado el momento de dilucidar”, explicó Sosa.

Hasta el momento la Justicia determinó evaluar psicológicamente a las niñas sobrevivientes a la tragedia y a los padres. Esto generó gran indignación en las familias afectadas.

Zanjitas y tragedia, en San Luis, lamentablemente son sinónimos y aunque el tiempo pase jamás se olvidarán los nombres de las alumnas: Luz María Bianciotti (10), Salomé Ana Paula Garro (11), Daira Rocío Mariani Manucha (10), Iara Melina Medero (10), Julieta Sánchez (10), Paula Lucía Quiroga Morasso (11), y de las docentes Jésica Sabrina Brancal (23 años) y María Virginia Farías (30 años).




Comentarios