Pasó en San Juan. La víctima, un joven de 18 años, hizo una exposición en la fiscalía por apremios y torturas.


Personal policial que cumple funciones en la Base Motorizada Nº5 de la localidad de Chimbas quedó en la mira por la denuncia de un joven de 18 años, quien señaló que los uniformados de la dependencia lo golpearon y detuvieron equivocadamente. El hecho ocurrió a principios de noviembre pero salió a la luz la semana pasada, cuando la presunta víctima hizo una exposición en la Fiscalía Nº 4. El caso es manejado con total prudencia desde la Fuerza de San Juan.

De acuerdo a la publicación del diario Tiempo de San Juan la polémica se desató en el barrio San Francisco, en Chimbas. El muchacho, identificado como Gustavo Martín Aguirre Sagua, fue detenido porque “andaba por la zona con un arma atemorizando a los vecinos”. Apenas se lo aprehendió fue trasladado a la Comisaría 26º y puesto disposición de los fueros de Flagrancia.

Sin embargo, ahora se conoció que el joven detenido desmintió lo ocurrido e incluso hizo una denuncia en la Fiscalía por malos tratos por parte de la policía. Su abogada, Sandra Leveque, explicó que Flagrancia se declaró incompetente porque el hecho por el que habían detenido a su cliente nunca existió y el caso pasó al Juzgado de Faltas de turno, por “disturbios en la vía pública”.

Según la letrada su cliente fue apresado cuando había ido a la casa de un presunto ladrón a reclamar por su bicicleta robada. Aparentemente Sagua vio un video viral en Facebook en el que mostraban en robo de una bicicleta, que casualmente era la suya. Inmediatamente reconoció al delincuente, un joven de apellido Malla, y lo fue a buscar a su casa para pedirle que le devuelva el rodado. Esto generó una acalorada discusión en la puerta de la vivienda, el padre del presunto ladrón se metió en la disputa y llamó a la policía.

Cuando cayó al lugar el personal de la Motorizada, la abogada explicó que detuvieron tanto a Malla como al joven que había ido a reclamar por su bici robada. Pero esto no es todo. Leveque denunció que una vez encerrado en la sede policial su cliente fue golpeado ferozmente. Según su declaración, por las heridas que presentaba tuvo que ser trasladado a otra comisaría, pero allí no se quisieron hacer cargo del caso y lo liberaron de inmediato.

La familia de Sagua señaló que quisieron denunciar el caso en la Comisaría 23º y Central de Policía, pero no se la quisieron recibir. Es por eso que no tuvieron más remedio que dirigirse hasta la fiscalía de turno, donde denunciaron a varios efectivos por apremios y torturas.




Comentarios