Se trata de la firma canadiense VPA que fabricaba válvulas para aerosoles. Tenía dos sucursales en el país.


La planta VPA en San Juan decidió cerrar su fábrica y 41 trabajadores quedaron en la calle. El telegrama de despido llegó antes de finalizar el año para los empleados que ya habrían acordado sus indemnizaciones. Según publicó Diario Huarpe, la firma canadiense tenía una planta en la provincia y otra en Buenos Aires, ésta última también cerró y despidió a 50 personas.

VPA es una firma canadiense que fabricaba todo tipo de válvulas para aerosoles pero en los últimos años venían sufriendo pérdidas. Rolando Manzanelli, del Sindicato de Obreros y Empleados Plásticos, explicó al medio local que el argumento de la empresa es que “las pérdidas alcanzan los 3.5 millones de dólares“. La firma compró en San Juan hace tres años y hoy decidió cerrar sus puertas. “El día martes el gerente de Recursos Humanos de la empresa VPA (Válvulas de Presión Argentina) llegó a la provincia y tomó la decisión de enviar el telegrama de despido a todo el personal. Son 41 los compañeros que fueron despedidos por el cierre de esta fábrica”, detalló Manzanelli.

En este sentido, el sindicalista, rescató que desde el gremio ya acordaron el pago de las indemnizaciones para todos los trabajadores. “Hemos acordado con la empresa el pago de las indemnizaciones al 100 por ciento. Ellos han quedado en pagar todo lo que corresponde, ya que según explicaron se quieren ir bien de la provincia”, aseguró Manzanelli.  Sin embargo, el representante gremial sostuvo que la negociación está cerrada porque la decisión de VPA ya fue tomada. “La actividad productiva privada está muy frenada, la crítica situación que atraviesa el país está golpeando fuerte”, remarcó. 




Comentarios