Fue en San Juan. El sujeto tiene una condena de 22 años y había aprovechado una salida transitoria para no regresar al penal.


Un femicida que nunca había regresado de una salida transitoria fue capturado después de más de un año en la provincia de San Juan. Se trata de Cristian Paredes, quien en 2007 ahorcó y mató a su pareja Jésica Quiroga. Su caso fue publicado en el segmento “Historias del crimen” de Tiempo de San Juan, nota que permitió que los policías de la localidad de Caucete descubrieran que el sujeto andaba libre. Ya fue detenido. 

El último informe periodístico del diario digital permitió localizar y detener a Paredes, quien tiene una condena de 22 años y desde 2018 estaba prófugo del Servicio Penitenciario de Chimbas. Los uniformados de la Brigada Este leyeron la publicación del día lunes y reconocieron el rostro del homicida, quien paseaba tranquilamente por las calles del departamento pese a la pena que pesaba sobre él.

Inmediatamente la fuerza policial, al mando del comisario mayor Gregorio Díaz –jefe de la Regional Este-, empezó a investigar y descubrió que el acusado estaba viviendo en una casa de Villalacios. Este martes en horas de la tarde lo apresaron y en la noche lo trasladaron nuevamente al Penal de Chimbas.

Paredes está preso por ahorcar a su pareja en un descampado cercano al barrio Niquizanga, en Caucete. Justamente “Historias del Crimen” contó el caso del femicidio que conmocionó a todo San Juan en 2007. Según la publicación, el hombre mató a su pareja con una media de nylon que le puso en la cabeza y un alambre que enroscó en el cuello. Después arrastró el cuerpo hasta el costado de un árbol y lo cubrió con ramas y chalas de cañas.

Días después del crimen y de sembrar pistas falsas sobre la desaparición de su esposa, el hombre se quebró, confesó el asesinato y el lugar donde estaba el cadáver. En 2009 un juez lo condenó a 22 años de prisión por el delito de homicidio simple. 





Comentarios