El caso ocurrió en San Juan. Las nenas fueron separadas de su madre porque ella se las habría entregado al abusador.


Las cosas se complican cada vez más para “El Chingolo” Ortiz, el sanjuanino que está acusado de haber abusado de tres hermanitas de Caucete, una localidad al Este de la provincia de San Juan. Es que las niñas declararon en Cámara Gesell y lo señalaron como el autor de los vejámenes a los que fueron sometidas. Mientras tanto, las menores siguen separadas de su madre porque fue ella misma quien se las “prestó” a su amigo “El Chingolo” para que se las llevara y la Justicia cree que podría haberlas facilitado para la prostitución.

Se trata de dos mellizas de 6 años y una nena mayor de 8. Según publicó el diario Tiempo de San Juan, fuentes judiciales filtraron que las tres evidenciaron signos de haber sido abusadas sexualmente y apuntaron contra “El Chingolo” cuando declararon en Cámara Gesell. El abogado del presunto abusador, Horacio Merino, también dijo al diario local que el sujeto hará una ampliación indagatoria ante el juez luego de haberse abstenido a declarar, la semana pasada.

Es que ahora, con los resultados de Cámara Gesell, “El Chingolo” tiene mucho que explicar. Mientras tanto la mamá de las niñas no puede tener contacto con sus hijas porque siempre defendió al “Chingolo” e inclusive dijo que ella misma le había dado a sus hijas para que se las llevara de paseo. Los exámenes médicos a las tres menores habían descartado la violación o acceso carnal porque las nenas no tenían lesiones físicas. Sin embargo, la Cámara Gesell habría sido contundente contra el sujeto que las habría manoseado e, inclusive, obligado a una de ellas a que le practicara sexo oral.

Merino, defensor del presunto abusador, negó las versiones judiciales y asegura que dos de las nenas dijeron que “El Chingolo” no les hizo nada. Las psicólogas que las asistieron, sin embargo, dicen otra cosa y afirman que todas tienen signos de haber sido abusadas.





Comentarios