Paola Traico obtuvo su Documento Nacional de Identidad después de ser una N.N durante sus 41 años de vida. La mujer, miembro de una comunidad gitana de la localidad salteña de Tartagal, aprendió a leer y escribir hace poco tiempo, y siempre dependió de su marido para poder hacer trámite. El próximo 15 de agosto votará por primera vez en unas elecciones.

Paola cuenta que sus papás nunca se ocuparon de tramitar su DNI y que ella naturalizó el hecho de vivir indocumentada, también ser analfabeta. Hace unos años decidió que quería valerse por si misma, entonces se anotó en una escuela para adultos, y fue a la Ciudad Judicial a gestionar su identificación.

Gracias a las labores coordinadas entre la Defensoría Civil Nº1, interinamente a cargo del Dr. Luis Véliz, la Secretaría letrada de Diego Rolando Morales y Santiago Sotelo en forma conjunta con el equipo interdisciplinario del Ministerio Público de la Defensa Distrito Judicial Tartagal, a cargo de las licenciadas Ana Sandoval y Paola Vargas, se logró articular una medida entre los registros civiles de Salta y de Jujuy a fin de que dieran cumplimiento sin dilaciones con una orden judicial. Las acciones cumplidas durante la feria judicial permitieron que Paola obtenga su DNI. “Es como volver a nacer”, resumió la mujer en una entrevista con Central Policial.