El oficial de la Policía de Salta, Mario Esteban Magno, de 31 años, irá a juicio acusado de vejaciones calificadas por el uso de la violencia y lesiones leves en perjuicio de un joven que estaba en la vereda de su casa fumando marihuana con un amigo.

El violento episodio ocurrió en agosto de 2019 y fue denunciado por la madre de la víctima, que en ese momento tenía 17 años. La mujer relato que estaba en su casa cuando su hija entró y le avisó que su hermano estaba ensangrentado en la calle. Ella salió y se encontró con su hijo rodeado de policías, quienes le dijeron que el joven estaba vendiendo droga.

Por su parte, la víctima contó que estaba fumando marihuana con un amigo cuando aparecieron los policías y sin mediar palabra le dispararon con balas de goma, que impactaron en la nuca y en el pierda. También identificó al policía que los agredió. Se trata de Mario Magno.

En sus fundamentos, la fiscal penal Verónica Simesen, sostuvo que el imputado disparó balas de goma que causaron sendas lesiones en la integridad física del menor. En este sentido, el acusado, en ejercicio de la función policial y sin que existiera necesidad de esgrimir un arma no letal, disparó al cuerpo del menor, siendo reprochable penalmente la conducta, ya que son los funcionarios policiales quienes deben velar por la seguridad, y que tras lo ocurrido, representa más bien “peligro” y no “seguridad”.