La 24º edición de la Fiesta Nacional de la Pachamama de los Pueblos Andinos será presentada mañana miércoles a partir de las 10 en el Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta. Durante la presentación autoridades y organizadores brindarán detalles de las actividades que se llevarán adelante en la provincia desde el lunes 1 de agosto hasta el martes 31.

Pachamama en Salta. (web)

La Pachamama

​Para los Quichuas, Madre tierra, deidad máxima de los cerreros peruanos, bolivianos, y del noroeste argentino. Pacha es universo, mundo, tiempo, lugar, mientras que Mama es madre. La Pacha Mama es un dios femenino, que produce, que engendra. Su morada está en el Carro Blanco (Nevado de Cachi), y se cuenta que en la cumbre hay un lago que rodea a una isla. Esta isla es habitada por un toro de astas doradas que al bramar emite por la boca nubes de tormenta.

Pachamama en Salta. (web)

Según Rigoberto Paredes el mito de la Pacha Mama debió referirse primitivamente al tiempo, tal vez vinculado en alguna forma con la tierra: el tiempo que cura los dolores, el tiempo que distribuye las estaciones, fecunda la tierra. Pacha significa tiempo en lenguaje kolla, pero con el transcurso de los años, las adulteraciones de la lengua, y el predominio de otras razas, finalizó confundiéndose con la tierra.

Pachamama en Salta. (web)

Lo cierto es que el primero de agosto es el día de la Pachamama. Ese día se entierra en un lugar cerca de la casa una olla de barro con comida cocida. También se pone coca, yisca, alcohol, vino, cigarros y chicha para carar (alimentar) a la Pachamama. Ese mismo día hay que ponerse unos cordones de hilo blanco y negro, confeccionados con lana de llama hilando hacia la izquierda. Estos cordones se atan en los tobillos, las muñecas y el cuello, para evitar el castigo de la Pachamama.

Pachamama en Salta. (web)

Durante agosto, la ceremonia incluye la limpieza total de las casas, por la mañana, a primera hora, los habitantes de la puna juntan la basura de todas las esquinas, la colocan en una pala con brazas y le agregan chacha y pupusa (plantas de la zona) y con esto sahuman todas las casas, las cosas y también a los integrantes de las familias. A lo lejos se puede ver el humo que sale de los caseríos formando un paisaje único. De esta manera se le pide perdón a la madre tierra de rodillas y agradeciendo y rezando en conjunto.