Dos investigadores paranormales aseguran que cerró los ojos cuando le sacaron una foto. ¿Lo curioso? No tiene ojos.


Muchos podrían considerar a una muñeca de 116 años como una verdadera reliquia; otros, preferirían tenerla lejos…

Este es el caso de Janet, un juguete centenario que alcanzó la fama mundial después de que dos famosos “investigadores paranormales” se tomaran una foto con él. El paso de los años despojó a esta muñeca de sus párpados, pestañas y ojos, lo que le da un aspecto más que espeluznante.

Todo comenzó cuando Craig Jones y Matt Wood, fueron a explorar el edificio “The Village of the Damned” (que traducido al inglés significa: “El poblado de los condenados”), en Mansfield, Nottinghamshire. Allí, decidieron tomarse una selfie con la muñeca en cuestión y sucedió algo inesperado: cerró sus ojos, pese a tener dos cuencos vacíos.

La foto de Janet, la muñeca “endemoniada”, que genera terror en las redes sociales

“Me encantan los objetos que encierran misterios, enigmas y, en realidad, estar en una investigación con una muñeca embrujada me parece increíble. Fue eso lo que me hizo querer hacerme una foto con ella”, aseguró Jones, uno de los investigadores, y contó: “Nos tomamos una fotografía con Janet, y cuando miré la foto, parecía que sus ojos estaban cerrados. Pero luego recordé que ella no tiene ojos ni párpados y solo tiene las cuencas vacías, así que encendí mi linterna para verificarlo, ya que estaba oscuro y vi que ella no tiene ojos. Estábamos confundidos y disparamos más fotografías para intentar recrearlo, pero entonces no pudimos. Más tarde otras personas lo intentaron, pero tampoco tuvieron suerte”.

Como buenos profesionales, Jones y Wood hicieron chequear las imágenes tomadas, a fin de descartar cualquier tipo de falsificación. Ellos sabían lo que había ocurrido, pero querían demostrarlo. “Mostramos la imagen a muchas otras personas y todos dijeron que resulta muy espeluznante. La gente también dijo que definitivamente parece que sus ojos están cerrados y que tiene las pestañas y el maquillaje puesto en su rostro”, reconoció Jones. 

Según contaron los investigadores, la muñeca pertenecía a Miki York, quien la consiguió casi por casualidad, cuando una mujer llamada Julie, lo contactó vía Twitter y le pidió que se la llevara de su casa porque “estaba embrujada”.

Después, se supo que la muñeca había sido inicialmente a la tatarabuela de Julie en 1903, pero que, según la familia, desde entonces maldijo a todos los que estuvieron en contacto con ella. Según contó la mujer, cada vez que las personas se acercaban a Janet experimentaban dolores de cabeza, mareos y hasta caían enfermas. Además, algunos aseguraron escuchar voces incorpóreas, así como pasos inexplicables. En todos los casos la muñeca estaba presente.

La muñeca Janet junto a Craig Jones y Matt Wood

Esta foto desencadenó un verdadero revuelo en las redes sociales y reunió investigadores de todo el mundo en torno al caso. Según se supo, el edificio en el que fue encontrada Janet, fue construido hace varios siglos. Inicialmente fue un matadero de animales, que luego se convirtió en una popular cervecería. Desde 1935, cuando falleció el empresario Merryweather, dueño del local, una leyenda urbana asegura que su fantasma se pasea por el lugar.

Sin embargo, no es la única historia en torno a la construcción. Hay vecinos que aseguran también que en el pasado hombres, mujeres e, incluso, niños fueron capturados y retenidos en una de las habitaciones ocultas dentro del edificio, es ahí donde muchas personas afirmaron haber visto apariciones fantasmales. Tras esta investigación aparecieron innumerables testimonios que aseguran haber visto un espíritu fantasmal de cuerpo completo en el lugar. Además de monjes, nieblas inexplicables, el sonido del llanto de un bebé, la música de un piano y sombras oscuras.

En diálogo con el Daily Mirror, Miki York contó que “toda la familia de Julie odiaba la muñeca y no quería visitar su casa cuando el juguete estaba presente. Por este motivo, terminó guardado en el desván. Según decían, se escuchaban pasos que provenían justamente de este lugar de la casa”.

A su vez, York contó su experiencia con la muñeca. “Cuando me la traje a mi casa, lo primero que hice fue una sesión de espiritismo, sólo para ver si podía conseguir alguna información de la muñeca supuestamente embrujada. Cuando pregunté por su nombre, de inmediato recibí el nombre de ‘Janet’ con una voz muy clara”, afirmó York.

A su vez, contó: “Muchas personas se sienten enfermas o mareadas cuando están cerca de la muñeca. Pero algunos aseguran que sufren de dolores de cabeza cuando ven videos de Janet en Internet. En mi casa, he escuchado voces como del más allá, y sombras en la planta baja así como también en la puerta de la habitación de mi hija, que se abrió mientras estaba grabando un video con Janet”.





Comentarios