Un equipo de investigadoras del CONICET encontró una fórmula casera capaz de eliminarlas de la cocina y el baño.


¿Es posible deshacerse de las cucarachas teniendo en cuenta que son casi inmortales? Estos insectos pueden sobrevivir en las condiciones más extremas y son resistentes a la radiación y al congelamiento. Sin embargo, es posible erradicarlas de nuestras casas si adoptamos una serie de hábitos para ahuyentarlas.

Un equipo de científicas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de La Plata diseñó prácticas caseras para combatir la colonización de estos insectos omnívoros, que se pueden alimentar de cualquier cosa, siempre y cuando ésta sea orgánica.

Muchas veces la aparición de cucarachas en el hogar se relaciona con la suciedad, pero no está directamente relacionado con este factor. “Tener cucarachas en casa no significa que seamos sucios”, remarca Nora Camino, directora de un proyecto de extensión sobre prácticas caseras para combatir cucarachas.

En base a esta creencia, muchas persona piensan que desinfectar con lavandina es una forma de eliminarlas, pero no es así. “Sirve para el baño, pero no para la cocina, porque elimina a todos los enemigos naturales de la cucaracha, y a ella no le hace absolutamente nada”, asegura Camino. 

Las tres especies que suelen encontrarse en los hogares son la Blattella germanica, que es pequeña y amarronada; Blatta orientalis, negra y grande; y Periplaneta americana, de color rojizo. Estos insectos comparten hábitos parecidos y, según revelan las especialistas, sus huevos suelen trasladarse de un lado a otro en la suela del calzado, las bolsas de la verdulería, o incluso la botamanga de los pantalones.

Es así que con el objetivo de crear prácticas culturales para ahuyentarlas de forma masiva este equipo de científicas comenzó a estudiar sistemáticamente sus hábitos y características y encontró una serie de acciones sencillas que apuntan tanto a eliminar como a repeler a las cucarachas en el ámbito doméstico.

Así, se supo que las cucarachas juveniles comen el pegamento de las etiquetas de las latas, con lo cual conviene despegarlas y marcar con un fibrón cuál es su contenido. Además, con el fin de evitar su colonización, las investigadoras recomiendan colocar hojas de laurel o una rodaja de pepino detrás de la heladera, en la alacena o los cajones.

El grupo de investigación en el CEPAVE. FOTOS: CONICET y gentileza investigadoras.

“Como no son tóxicos, se pueden utilizar en casas en las que hay bebés o niños”, señala María Fernanda Achinelly, investigadora del CONICET e integrante del grupo de trabajo. 

En esta línea, las investigadoras recomiendan para desinfectar el hogar una mezcla de “agua con detergente y un buen chorro de vinagre”.

“A la noche, es probable que las cucarachas beban agua del trapo rejilla húmedo, así que conviene dejarlo en un lavadero u otro ambiente que no sea la mesada, donde de día manipulamos la comida”, advierte Camino.

Finalmente, las científicas hicieron hincapié en lo importante que es combatir a estos insectos de los hogares, sobre todo cuando hay niños, ya que transmiten distintos virus y bacterias como la de la salmonella. “Existe literatura que demuestra que provocan asma en bebés y niños, por una proteína que tienen en el intestino y que, una vez expulsada con la materia fecal, se pulveriza y queda en el aire”, explica Achinelly. 





Comentarios