El hombre recibió dos notas que lo incitaban a "hacerse cargo" de que su hija no moleste por las noches e hizo un descargo hilarante en Twitter. 


¿Hay algo más desesperante para un padre que su bebé llorando a los gritos en la madrugada? No solo se cruzan las ganas de dormir con la desesperación por entender qué le pasa y calmarlo, sino también la certeza de que algún vecino pasará factura al día siguiente. 

Esto le pasó a Nacho Duque, que es papá de una beba y recibió un mensaje intimidatorio por parte del hombre que vive en el piso de arriba de su departamento. Este irritable vecino le colgó un cartelito en la puerta de su casa para que no pasara desapercibido, en el que le pedía que se haga responsable de su bebé para que no llore.

“Como me vuelvan a despertar pongo una queja en la comunidad. Sus hijos son su responsabilidad”, lanzó el vecino. Además, dejó una segunda nota que decía: “Rogamos por favor que procuren que sus hijos no griten por la noche y temprano por la mañana. No están solos en el edificio”.

Duque, respondió indignado: “La niña vino con un problema de fábrica: no tiene interruptor para detener su llanto ni botón de volumen para rebajarlo. Si tocara el tambor a las 4 AM, sería mi culpa. Si llora porque está mal, le salen los dientes o lo que sea, creo que no es culpa de nadie”.

Además, “abrió hilo” en Twitter para hacer su descargo y buscar la opinión de sus seguidores. “Lamento profundamente que un bebé perturbe tus sueños. Soy el primer interesado en que duerma bien porque así lo haría yo también. Entre el uno y la otra, vamos para cinco años durmiendo de pena”, aseguró este padre desesperado.

“Afortunadamente, mis hijos son mi responsabilidad. Menos mal que no son la tuya. Estás tardando en poner la queja, porque esta noche también promete. Con un poco de suerte, la comunidad contrata a Supernanny y nos resuelve el problema”, bromeó en otro ítem de su publicación.

Finalmente, Duque aseguró que su hija no llora toda la noche. “Se despierta cada dos horas y llora hasta que se duerme otra vez. Igual son cinco o 10 minutos”, contó. De todos modos, reconoce que puede despertar a los vecinos. “¿Suficiente para despertar a alguien? Sí. ¿Molesto? Claro. Y ya lo siento”, escribió.

Para terminar, el hombre dijo que lo de las notas y el Twitter le parece muy infantil, y que la próxima vez que tenga que responderle le va a tocar la puerta para hacerlo personalmente.

Los tuits recibieron miles de comentarios, mientras algunos se solidarizaban con el hombre y hasta le daban consejos para resolver la situación, otros entendían el enojo del vecino.

¿Vos, de qué lado estás?





Comentarios