Ocurrió en Carolina del Sur, Estados Unidos. Sus dueños fueron acusados de "maltrato animal".


Un gran danés negro fue encontrado en un avanzado estado de inanición con una de sus patas atadas a un cable en Ware Shoals, Carolina del Sur. Los dueños del animal fueron denunciados por un vecino, quien aseguraba que el perro se había comido su propia pata.

El portal Fox Carolina publicó el informe de la policía y citó a uno de los primeros oficiales que encontró al can. El hombre detalló que el perro estaba “extremadamente flaco con una lastimadura en una de sus patas traseras”, y que cuando se acercó, vio “que ya no tenía casi la mitad de su extremidad”.

El perro se comió una de sus patas traseras (Foto: web)

Los dueños del animal fueron identificados como Jessica James y Skylar Craft. Según su relato, la mascota -de nombre Lucifer– había sido atada luego de que intentara saltar la cerca.​ Sin embargo, no pudieron coincidir entre ellos acerca de cuánto tiempo había pasado desde que ataron a Lucifer en el jardín.

Tras la investigación del caso, la policía anunció que ambos fueron acusados de maltrato animal.

El refugio Noah’s Ark se hizo cargo del caso y le realizó al perro ahora llamado Luke- una serie de estudios.

La organización explicó que presenta una gran infección en su pata y problemas intestinales. Además, contaron que el resto de la pata de Luke deberá ser removida. Este jueves, las noticias desde el refugio fueron buenas, ya que relataron que su salud comenzó a mejorar: “es un perro increíble con una increíble voluntad de vivir”, escribieron en Facebook.





Comentarios