Luego de unas vacaciones con su nueva pareja, la hija de Cathy Fulop volvió y contó por qué no considera mudarse a Italia.


Oriana Sabatini y Paulo Dybala son una de las parejas del momento, pese a que viven a medio planeta de distancia.

Recientemente estuvieron de vacaciones por Europa, y fueron tantos días de descanso (cerca de 40) que muchos especulaban que Oriana se iba a quedar a vivir allá.

Pero no, como dice la canción de Vox Dei, todo concluye al fin y Oriana volvió a la Argentina.

Y ante la pregunta de si pensaba quedarse allá dijo: “La verdad no, no tenía ganas. Venía del verano, del calorcito y volver al frío es un cachetazo… pero al menos voy a ver a mi familia”, comentó y agregó: “La verdad es que la convivencia fue bárbara, incluso estaba para quedarme pero tenía trabajo acá”.

Por supuesto que trabajo no es algo que necesite, sobre todo en pareja con alguien como Paulo. Pero ella aclaró que “nunca dejaría todo porque lo que le hace bien a uno es tener sus cosas” y explicó que tampoco piensa en convivencia definitiva: “Es una relación que aprecio, que quiero y valoro y no quiero tomar ninguna decisión precipitada“.

¿Y el casamiento para cuando? “Conocí a su familia, sí. Todo perfecto pero casamiento por ahora no. Somos chicos. Yo tengo trabajo, toda la vida voy a mantener mis cosas. Es lo que me hace bien al alma… uno tiene que tener en claro las prioridades porque mientras haya amor, no hay problema”.




Comentarios