La Candelaria es una estancia de mediados del siglo XIX ubicada en Lobos. Una joya de aires franceses que vuelve locos a famosos de aquí y de todas partes. 


Llegué a la estancia pensando que me iban a narrar un cuento repetido de la historia de un castillo y poco más, pero por suerte me equivoqué. No me esperaba que fuese un relato con tantos hechos e intrigas que incluso hasta el día de hoy no están resueltas.

Comenzaron contando un poco sobre los primeros en comprar las tierras que fueron Don Orestes Piñeiro y Candelaria del Mármol de Piñeiro quienes las adquieren en 1840. Ahora bien, un dato que me pareció interesante es que como pasa con los barcos, el nombre de los campos no se debe cambiar. Esta es una superstición a la cual el matrimonio en un primer momento no prestó atención haciendo que el campo original llamado “Los Pontones” pasase a llamarse “La Candelaria”.

Lo que sucede luego involucra una adopción, un nuevo matrimonio, una luna de miel a Europa que va a traer la idea de la construcción del Castillo y una lucha propia de la época para encajar en la alta sociedad. No quiero revelar toda la historia porque una vez que te la cuentan en el lugar tiene el doble de emoción, pero lo que sí voy a decir es que tanto Orestes como Candelaria son sólo una pieza pequeña dentro del rompecabezas que es la trayectoria de la estancia y que tanto los protagonistas como los objetos históricos se conservan allí. Es un lugar lleno de estilo e historia propia de aquellos años donde cobró vida, además de contar con un parque adornado por el reconocido paisajista Carlos Thays y la famosa fortaleza encargada al arquitecto francés Alberto Favre.

Lo más rico de la tradición Argentina

Carnes, pastas, vegetales y más

Partiendo de que me parece muy chic que el restaurant sea un antiguo galpón que fue remodelado para lo que es hoy: 5to Chukker Restó, puedo decir que este es una de las últimas novedades que trae La Candelaria y creo merece tener un reconocimiento aparte. Tuve el agrado de almorzar ahí y pude comprobar cómo combinan lo mejor de la gastronomía criolla con la internacional. Además se volvieron famosos por los asados y también por conectar la temática polera con el campo argentino. La dinámica que maneja es la siguiente: los sábados y domingos está reservado para quienes están alojados allí, a menos que haya alguna propuesta por parte del lugar que invite a un público más grande a unirse al espectáculo. Y por otro lado los días de semana está abierto para todo el mundo.

Tu lugar de encuentro entre paisajes verdes

familia, amigos, enamorados…

La Candelaria es ideal para una escapada romántica, para eventos sociales, corporativos o para visitar con la familia. Además invita con shows folclóricos (en los cuales debo advertirte que vas a bailar, como yo lo hice) y partidos de polo, fogones, cabalgatas y canchas de tenis y fútbol.

Así mismo la estancia funciona también como anfitriona de eventos importantes, ya sean casamientos, reuniones familiares o celebraciones como San Valentín. Me dijeron que uno de los eventos que más atrae al público es recibir el año nuevo frente al castillo tomando champagne viendo fuegos artificiales y después de conocer el lugar la verdad que no tengo duda. Por último, y no menos interesante, La Candelaria es un lugar elegido por famosos para visitar – Como Máxima y el Rey de Holanda, Los Rolling Stones o Marcelo Tinelli.

Viviendo como reyes

Actualmente cualquier persona que visite la estancia puede quedarse a dormir en las habitaciones del castillo, así como también en habitaciones coloniales, Bungalows, y en una suite única ubicada dentro de un molino holandés. Cada una de estas habitaciones tiene identidad propia, redecoradas y modeladas para que la estadía se vuelva una combinación de estilo moderno y tradición clásica. Es por esto que también funcionó como cede de filmación de varias películas, por ejemplo de “El Ángel”.





Comentarios