La conductora le dijo en la cara al actor lo que pensaba sobre él antes de que estuvieran cara a cara en el diván de su programa.


Podríamos decir que Nicolás Cabré tiene mala fama con los periodistas. En una reciente entrevista, Marcela Tinayre le dijo que “siempre tenía una cara de cu… de aquellas”. Y exclamó: “Había que bancarte a vos hermano, eh… No era fácil”. Pero todo habría cambiado con la llegada de su hija Rufina y gracias a su relación con Laurita Fernández, quien lo habría ayudado a tomarse las cosas de una manera más relajada.

Ahora, el actor de “Departamento de Soltero” (Teatro Lola Membrives) se sentó en el diván de Cortá por Lozano (Telefe) y se sorprendió al saber que Vero Lozano le tenía cierto temor a entrevistarlo.

“Se nota que sos una persona con la que hay un tiempo para llegar a vos, para acceder, para que te relajes y digas ‘puedo confiar en esta situación'”, comenzó dicéndole la conductora que, gracias a sus estudios de psicología hizo una radiografía de la personalidad de Cabré.

El actor no se extrañó y le comentó: “También hay muchas cosas que me dan vergüenza, que me ponen nervioso. Estaba parado ahí atrás (de cámara) y da nervios”. En ese momento, Lozano lo sorprendió con una inesperada confesión: “A mí me daba nervios entrevistarte, porque hay un construcción de eso, de vos”.

Nicolás entendió las sensaciones de la conductora y le contó una situación que le tocó vivir con su mala fama de hombre difícil y cómo lo sobrelleva su familia. Especialmente su papá, fallecido en 2014. “Es que hay gente que, a lo mejor, habla mal de mí y dice ‘éste es terrible’, y no me lo crucé en la vida. Y hay gente que he tratado muy bien y tiene el chip de que ‘este es terrible’. Ahora, si me decías algo que no me guste, seguramente te contestaba”, reconoció.

​”Está bien, tenés personalidad. Te defendés. ¿Y tu familia a sufrido por esto?”, indagó Vero. “Mi viejo y mi mamá lo sufrían. Hubo momentos en los que se decían barbaridades. Si bien sabían quién era su hijo, lo sufrían. A mi viejo le dolía, pero yo le decía ‘no hagas nada. Vos no te metas’. Y hay una anécdota, pero no la voy a contar…. Bueno, él era taxista y daba vueltas (por la zona del agresor). Él lo sufría, pero lo aguantó… De mí se han dicho cosas terribles y pavadas. Desde que era drogadicto hasta que era sucio”, reveló Cabré.





Comentarios