Negó saber que estaba embarazada y sostuvo que el marido de la sanlorencina la golpeaba.


Durante el inicio de los alegatos finales, Gabriel Strumia, principal acusado por la desaparición y muerte de Paula Perassi, tomó la palabra. Lloró y apuntó contra el marido de la sanlorencina.

Frente a los jueces Griselda Strólogo, Álvaro Campos y Mariel Minetti, el imputado se mostró indiferente sobre lo que pudo haberle sucedido a la joven y relativizó la ralación que mantenían. En cambio habló de su esposa y del esfuerzo realizado entre ambos para formar un hogar.

Según los recuerdos de Strumia, fue Perassi quien lo llamaba insistentemente al principio para que auspiciara al equipo de fútbol de su hijo y quien lo convenció para que se vieran en persona.

A fines de mayo, principio de junio, me manda un mensaje citándome en 9 de Julio y San Lorenzo, me dijo que si quería salir con ella y le dije que sí”, contó.

A partir de allí, habrían comenzado a verse los martes y jueves después de las 18 en un motel de Fray Luis Beltrán, aprovechando que el hombre llevaba a uno de sus hijos a rugby.

“Ella se iba a la punta de línea de San Lorenzo, me esperaba en la agencia de autos Moina y yo la levantaba”, detalló. Y aclaró: “Siempre me manejé para que Roxana no sospeche y nunca sospechó hasta que pasó esto”.

A continuación, Strumia reconoció que estaban “haciendo las cosas mal” y mencionó que Perassi le había confiado que mantenía “muchas discusiones con su pareja, que estaba cansada y que no aguantaba más”.

Con el marido estaba todo mal, yo le decía que pensara en sus hijos, que era una locura lo que estaba haciendo”, manifestó.

“El domingo antes de que desaparezca, me llamó un par de veces en el día. En el teléfono marcaba los llamados y después me llama a la noche, hablamos y me comenta que había discutido con su esposo, que la había arrastrado de un brazo por el piso, que la había querido tirar por la escalera y que Lucas, el hijo, empezó a llorar y a patalear entonces la soltó“, explicó.

El acusado añadió que ella le había contado que estaba descompuesta y le recomendó que “lo denuncie, que no podía cerrar la boca”.

“Ella me dijo ´vos ocúpate de tus cosas, yo me ocupo de lo mío y me cortó´”, expresó.

Strumia negó haber sabido que Perassi estaba embarazada y volvió a apuntar contra el marido de la sanlorencina. “Me dijo que le tenía miedo”, apuntó.





Comentarios