El concejal de Cambiemos afirmó que la Municipalidad nunca tomó la decisión política de luchar contra el narcotráfico.


A un mes de haber ganado la primera batalla interna en la puja electoral de Cambiemos, Rodrigo López Molina encabezó este jueves el acto de lanzamiento de su precandidatura a intendente con un discurso centrado en la inseguridad y el narcotráfico.

Todos vivimos con temor cada vez que salimos de nuestra casa por la falta de presencia de un Estado municipal que no ha cumplido con sus tareas básicas para mejorar, aunque sea, el espacio público”, planteó el concejal durante el encuentro que se llevó a cabo por la mañana en barrio Larrea.

El edil del PRO decidió renovar sus críticas hacia el socialismo desde la parroquia María Reina, baleada hace siete meses tras una serie de amenazas hacia el sacerdote que había denunciado los bunkers de droga que funcionan en la zona.

En el marco de la disputa que lo tiene como favorito en las primarias frente al radical Jorge Boasso, López Molina consideró que el oficialismo pasó 30 años sin ocuparse de “plantear soluciones” para abordar la inseguridad y el narcotráfico y añadió que “nunca reconocieron el problema”.

A pesar de que tanto el ministro Maximiliano Pullaro como el gobernador Miguel Lifschitz ya expresaron su vocación de adherir a la Ley de Desfederalización Parcial del Narcomenudeo, el precandidato opositor recordó que Santa Fe aún no avanzó en ese sentido y atribuyó la falta de apoyo al socialismo.

Quien está a cargo de la intendencia tiene la responsabilidad de trabajar con firmeza junto a la Provincia y la Nación”, argumentó el referente macrista sobre la competencia de la Municipalidad en materia de seguridad pública.

Acompañado por la radical Daniela León, quien encabeza su lista de precandidatos para ingresar al Palacio Vasallo, el ex diputado provincial pidió “una ciudad que garantice la integración de las familias más vulnerables” y propuso “recuperar la calle” de manos de las bandas de delincuentes.






Comentarios