El caso obligó a una intervención judicial para conocer dónde habían enterrado el cuerpo del hombre. Todo terminó en una particular equivocación.


Un hecho por demás de curioso ocurrió en Villa Gobernador Gálvez cuando los familiares de un fallecido advirtieron que en realidad estaban velando los restos de una persona que no conocían. Hizo falta una intervención judicial para verificar que en realidad el cadáver había sido enterrado en el cementerio La Piedad de Rosario a partir de un error.

Literalmente se intercambiaron los cadáveres. Así lo informó el Ministerio de Seguridad de la Provincia, al reportar que personal policial debió concurrir al cementerio Parque Solar del Señor, en Temporelli y Richieri de la localidad al sur de Rosario.

En el lugar entrevistaron a una mujer de 27 años identificada como Evelin A. quien denunció que su padre había fallecido y a través de la contratación de un servicio fúnebre se había procedido al velatorio del mismo a cajón cerrado.

En el cementerio y por pedido expreso de la familia se pidió abrir el féretro y allí pudo corroborar que el cuerpo no era el de su padre. El paso de las horas permitió certificar que el padre de la denunciante había sido sepultado en el cementerio La Piedad.

El caso obligó a la intervención del Ministerio Público de la Acusación (MPA). Aunque la fiscal Guillermina Aielo determinó que la situación no constituía un delito sino un error involuntario y ordenó que ambas familias se dirijan a la Defensoría de Rosario para tramitar la exhumación de cadáver a los fines de que se proceda a sepultar correctamente.






Comentarios