La UOM volvió a la carga con el pedido para tomar medidas frente al cierre de 43 fábricas en el mismo período.


A través de un informe difundido este lunes, Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Rosario reiteró la necesidad de declarar la emergencia ante la situación crítica que atraviesa la industria rosarina, sector en el que se registraron 803 despidos en los últimos cinco meses.

En una conferencia de prensa que contó con la presencia de otros referentes sindicales, el secretario general Antonio Donello dio a conocer los resultados del relevamiento que hizo el Observatorio Laboral del gremio. De esos datos se desprende que la mitad de los puestos de trabajo que se perdieron son de operarios la línea blanca, un rubro que concentra 2.800 de los 5.725 empleos en riesgo actualmente en la región.

El panorama sombrío que describieron los dirigente se completa con el cierre de 43 fábricas en el mismo período analizado. El balance es producto del registro de las denuncias realizadas entre los últimos días de agosto y enero ante el Ministerio de Trabajo de la provincia.

El abogado de la UOM Pablo Cerra puntualizó que existe un “agravamiento ostensiblemente mayor” en la actividad metalúrgica a la hora de comparar el diagnóstico actual con el de 2016. En diciembre, la diputada provincial Claudia Giaccone ya había planteado que la situación en la región es “caótica” y pidió por entonces que la Legislatura avanzara con la declaración a partir del apoyo del gobernador Miguel Lifschitz.

Fotografía: Juan José García.






Comentarios