Se los acusó de conformar una asociación ilícita dedicada a realizar conexiones irregulares en casa y comercios.


Ocho personas vinculadas con la Empresa Provincial de la Energía (EPE) fueron imputadas por asociación ilícita y estafas. La Fiscalía los acusó de cobrar por realizar conexiones irregulares en casas y comercios. Debieron pagar una importante suma de dinero para no quedar en prisión.

Según la investigación realizada por la empresa estatal, que fue la que radicó la denuncia, estos hombres cobraban la instalación y una cuota periódica mensual que consistía en un porcentaje del consumo ahorrado, lo que era verificado y controlado por los miembros de esta asociación.

Según la fiscal Valeria Haurigot, la maniobra delictiva era realizada en comercios y casas del centro y norte de Rosario y en la vecina localidad de Roldán.

“El modus operandi es que se ofrece el servicio de fraguar medidores, en el cual se puede modificar el mecanismo de medición o hacer una conexión directa que no mide, por la cual directamente la empresa no puede facturar”, explicó el presidente de la EPE, Maximiliano Neri.

En una audiencia realizada este jueves por la tarde se acusó a Alejandro Piacquadio, Pedro Manauta, Adriano del Valle Cuello, Gabriel Fernando Ribba, Victor Hugo Corigliano, Guillermo Alberto Maiorana, Eduardo Daniel Blando y Osvaldo Benito González de asociación ilícita con estafa agravada por ser en perjuicio de la administración pública.

La jueza de Primera Instancia Silvia Castelli aceptó la calificación legal presentada por la Fiscalía y rechazo el pedido prisión preventiva efectiva para los imputados dictaminando para los ocho medidas alternativas. Por ello se determinó la prohibición de salir del país, una caución real de 50 mil pesos y fijar domicilio.






Comentarios