El sospechoso de 53 años continúa alojado en Piñero hasta que pueda pasar a cumplir arresto domiciliario.


A la serie de aberrantes testimonios sobre maltrato y abuso sexual que llevaron a prisión preventiva a un religioso en General Lagos se sumó este viernes una nueva acusación contra el sospechoso de 53 años, a quien se lo imputó por la tenencia de pornografía infantil.

A cuatro meses de la primera audiencia pública en la que se dio a conocer uno de los casos confirmados por la Fiscalía, Juan Aveiro fue citado nuevamente al Centro de Justicia Penal para responder por el material hallado en su celular como parte de la misma investigación.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) señalaron que una pericia ordenada por la unidad de Delitos Sexuales permitió dar con una serie de 12 videos pornográficos con imágenes de menores. Si bien no se trata de tomas filmadas por el dueño de teléfono, la posesión de dichas grabaciones para su facilitación o distribución conlleva penas de entre 3 y 6 años de prisión.

El juez Román Lanzón aceptó la nueva calificación presentada por la fiscal Nora Marull y rechazó el pedido de dejar sin efecto la prisión preventiva domiciliaria dictada en la audiencia previa aludiendo que la nueva imputación no modifica lo resuelto anteriormente. No obstante, cabe recordar que el religioso se encuentra alojado en la cárcel de Piñero porque aún no le fue asignada una tobillera electrónica que permita el control de dicha medida cautelar.




Comentarios