En la camioneta viajaban tres adolescentes. El conductor triplicaba el mínimo de alcohol permitido para conducir.


Pudo haber sido una tragedia. La alocada carrera de una camioneta en la zona cercana a la Terminal de Ómnibus sorprendió a todos en la mañana de este viernes.

Tres jóvenes eran quienes circulaban en el vehículo y el conductor, luego se comprobó que lo hacía con excesiva ingesta de alcohol.

La chata se movía por calle Rioja a alta velocidad y quien estaba al mando perdió el control impactando primero con dos vehículos estacionados -uno de ellos perteneciente a la Policía de Investigaciones (PDI)- fue luego de eso que todo terminó en una columna en la esquina de Rioja y Castellanos.

Allí directamente la columna fue removida de su base y ahí temor que pudiera desplomarse la estructura.

Con lesiones leves, los ocupantes de la camioneta fueron trasladados a la Comisaría 2° en condición de demorados. A la hora de realizarle al conductor la prueba de alcoholemia, el chico tenía 1,72 de alcohol en sangre, cuando el máximo permitido para autos particulares es de 0,50.




Comentarios