La madre de uno de los nenes filmó el momento en que los chicos buscaban refugio de las balas.


Apenas una semana después del ataque a balazos durante una jornada de fútbol juvenil en zona oeste, otro tiroteo puso en riesgo la vida de decenas de niños que estaban jugando a la pelota en un club de barrio Las Flores.

El flamante predio del Club Deportivo Amistad ya se encontraba en una situación delicada desde el martes, cuando habían suspendido las prácticas por un enfrentamiento armado en la zona ubicada al sur de Avenida Circunvalación.

Dos días después, la violencia se hizo presente de nuevo para desgracia de los nenes y sus familias, entre quienes se contaba una madre que grabó con su teléfono el momento en que empezaron a refugiarse mientras se oían las detonaciones.

Más allá de que no hubo víctimas que lamentar, el caso agudizó el malestar entre los vecinos, quienes advirtieron que las canchas sólo tienen alambrado de un lado del perímetro y eso expone sobremanera a sus hijos.

El ex futbolista César Delgado, nacido y criado en el barrio, fue uno de los impulsores del proyecto el año pasado junto a un grupo de amigos. “Me ha pasado de chico. Esto no es nuevo, pero hoy se pueden hacer otras cosas. Necesitamos ayuda de las autoridades para que los chicos estén tranquilos”, reclamó el “Chelito” respecto de la falta de custodia policial e infraestructura.




Comentarios