La Justicia provincial tomó intervención en el hecho que ocurrió en la ciudad de Casilda. Desde la clínica defendieron el procedimiento de los médicos.


Pasados siete meses de la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin en Buenos Aires tras someterse a una endoscopía, la Fiscalía de Casilda comenzó a investigar un episodio similar en el que falleció un hombre de 65 años.

Las autoridades del centro de salud ubicado en la cabecera del departamento Caseros confirmaron el desenlace a través de un comunicado emitido el martes, cuando la Policía de Investigaciones (PDI) ya había pasado por sus oficinas para secuestrar documentación y tomar las primeras medidas del caso.

Más allá de que la pesquisa se puso en marcha a partir de la denuncia formal por parte del hijo de la víctima, el hecho empezó a cobrar relevancia a partir del despliegue de las fuerzas de seguridad en las puertas del Sanatorio Primordial bajo las órdenes del fiscal Juan Pablo Baños.

“Los procedimientos médicos fueron correctamente ejecutados por los profesionales intervinientes”, aseguraron desde la empresa a la hora de referirse al “lamentable deceso” que tuvo lugar el lunes por la tarde. De acuerdo a esta versión, el hombre atendido allí se descompensó mientras se le practicaba “una video endoscopia baja”, aunque la causa del fallecimiento recién será confirmada una vez que se practique la autopsia en el Instituto Médico Legal (IML)de Rosario.

Voceros del complejo ubicado en Buenos Aires y Roca agregaron que “toda la documentación médica y demás elementos probatorios fueron puestos a disposición y ya se encuentran en poder de la Justicia para el rápido esclarecimiento de lo sucedido”.




Comentarios