Se trata de dos jóvenes que no contaban con antecedentes penales y tras iniciarle una causa por encubrimiento, recuperaron la libertad.


Este sábado por la mañana la Policía Federal realizó dos detenciones en el marco de la investigación por las balaceras perpetradas contra domicilios vinculados al a jueza Marisol Usandizaga, quien integró el tribunal que condenó a la banda narcocriminal de Los Monos.

Se realizaron dos operativos, en calle Chancay al 4300 y Virasoro, entre Castellanos y Constitución, en los cuales se aprehendió a dos personas: Agustín R. de 20 años y Darío V. de 26.

Algunas versiones hablaban del secuestro de 53 dosis de cocaína y una bolsa de nylon con la misma sustancia; más de 14 mil pesos en efectivo; una réplica de pistola y municiones. Sin embargo Fiscalía sólo confirmó la incautación de una moto Honda XRE300 con pedido de secuestro.

La Unidad de Flagrancia en turno corroboró que ambas personas no contaban con antecedentes y al momento no surgen de los indicios de que hayan estado vinculados a algunas de las balaceras. Se les formó causa por encubrimiento y se ordenó su libertad al no contar con antecedentes.

Balaceras

La semana pasada, en la misma jornada en que la ministra de Seguridad de la nación, Patricia Bullrich, se encontraba en Rosario en busca de articular medidas con el gobierno santafesino para prevenir ataques intimidatorios contra jueces penales, se supo que desconocidos dispararon sobre la fachada de un edificio en Buenos Aires al 1700. El frente agredido es el lindero al ingreso de la torre donde vive el ex intendente y padre de la magistrada, Horacio Usandizaga.

Hace dos semanas fue baleado el edificio Ipanema ubicado en avenida Libertad al 300 donde ivió la jueza. El atentado se produjo en la madrugada cuando cinco hombres y una mujer que circulaban en tres motos se detuvieron frente a la propiedad y uno de ellos abrió fuego para luego darse a la fuga.

“Con la mafia no se jode”, cartel amenazante

Previo a ello, habían sido blanco de los disparos otros dos inmuebles de Dorrego al 1600 y Zeballos al 2500. En este caso, además, los tiradores dejaron un cartel con una amenaza: “Con la mafia no se jode”.




Comentarios