Fisfe informó un derrumbe del 7,8% interanual en junio, con la producción de autos y el procesamiento de soja como sectores más afectados.


La Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) planteó un escenario de caída “generalizada y notoria” de la indistria, que registró en junio una merma 7,8% interanual. En el acumulando en el primer semestre la baja interanual fue del 0,4%.

Entre los sectores más afectados se encuentran los vehículos (-20%), procesamiento de semillas soja (-12,5%), caucho y plástico (-11,1%), productos químicos (-10%), industria metalmecánica (-8,7%) y minerales no metálicos (-2,9%).

Entre las razones que esgrime Fisfe para explicar este complejo escenario, se menciona el deterioro del poder adquisitivo tras la devaluación, las restricciones crediticias y las altas tasas de interés, sumada a la suba de tarifas y mayores importaciones.

Además, menciona la enorme suba de importantes insumos y servicios, como el gas (+104%); productos básicos de cobre y latón (+97%); productos básicos de aluminio (+72%); resinas plásticas (+68%); aceros aleados importados (+64%) y energía eléctrica (+49%).

Por otro lado, y en materia de empleo, el informe indica que entre el cuatro trimestre de 2015 y el mismo período de 2017 se verificó una reducción de al menos 1.781 trabajadores asalariados en el sector privado, cifra equivalente a una reducción de -1,4%.

El 54% de las actividades industriales registraron un menor nivel de ocupación (medida en -5.215 empleados), mientras que el restante 46% incorporó 3.434 asalariados.

Además, casi nueve de cada diez firmas ve un escenario más complejo para el resto del año ya que no estima que suba el consumo interno ni incrementará su capacidad instalada.


En esta nota:

Economia Titulares Negocios



Comentarios