Los jóvenes habían sido imputados por tentativa de homicidio tras un ataque a balazos en la zona norte.


La Justicia rosarina ordenó este miércoles morigerar las medidas cautelares y dictó prisión domiciliaria para Emanuel Sandoval, quien hace más de dos años se declaró culpable de planear el ataque a balazos en 2013 contra el entonces gobernador Antonio Bonfatti.

Patrocinado por el abogado Fausto Yrure, “Ema Pimpi” se presentó en el Centro de Justicia Penal junto a su hermano mayor Lucas, de 29 años, ya que ambos están imputados por tentativa de homicidio en relación a una balacera registrada el pasado 27 de junio en Cavia y Gallardo.

El joven de 27 años fue el último de los dos en ser capturado por las fuerzas provinciales y desde entonces cumplía prisión preventiva en forma efectiva como autor de los disparos que le provocaron heridas graves a dos jóvenes y lesiones leves a un tercero en la zona norte.

Según la hipótesis del fiscal Adrián Spelta, los Sandoval abrieron fuego ese día mientras iban a bordo de una motocicleta Honda Tornado y en el lugar hubo otros tiradores que pasaron en un Peugeot 307 gris. El delito atribuido fue considerado agravado por el uso de arma de fuego de guerra en concurso real con la portación ilegítima de la misma.

A partir de la resolución del juez Hernán Postma, ambos acusados regresarán a sus casas en cuanto se les coloque una tobillera electrónica para verificar el cumplimiento del arresto domiciliario. Asimismo, el magistrado les prohibió acercarse a Juan M., una de las víctimas, y al resto de su familia.




Comentarios