La acción que inició el estado nacional para poner un pie en Vicentin fue respaldada plenamiente por el el secretario general del Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo, Pablo Reguera, al señalar este viernes que el Poder Ejecutivo no tenía otra alternativa que "intervenir" al Grupo Vicentin para "defender los puestos de trabajo" de la empresa, y vaticinó que el rescate estatal será un "éxito".

"Somos 7 mil trabajadores que estaríamos con una fábrica quebrada, porque en Vicentin no quedaba más espacio que la quiebra", sostuvo Reguera en declaraciones a Télam, y valoró que el Estado "defienda los puestos de trabajo y a todos los compañeros de cooperativas, que superan los 2 mil".

Al respecto, el referente sindical indicó que los aceiteros de Vicentin apoyan "100 por 100" la medida del Gobierno y aseguró que la organización brindará su respaldo "hasta las últimas consecuencias".

Para Reguera, el rescate de la cerealera "va a ser un éxito" porque, dijo, "hay deseo de trabajar" y "la gente de Vicentin está calificada con más de 30 años; puede moler por día 20 mil toneladas y cargar un barco en dos días", ejemplificó.

En esa línea, el dirigente consideró que el proyecto oficial para intervenir la empresa fue "lo más acertado que pudo hacer el Gobierno porque, de la deuda de 18 mil millones de pesos que tomó la empresa, en San Lorenzo no vimos nada".

El referente sindical planteó además que la toma de deuda del grupo empresario fue un "espejo" de la gestión del ex presidente Mauricio Macri, al recordar que la firma "sacó créditos que jamás iba a poder pagar", tal como el acuerdo que el ex mandatario rubricó con el FMI en 2018.

"Desde diciembre, todos los meses teníamos que sentarnos con Vicentin para ver cuándo y cómo íbamos a cobrar. Los compañeros no cobraron gratificación ni aumentos en paritarias, y ya en 2020 quedó establecido que no podían seguir adelante con el pago de los salarios", recordó.

Reguera consignó que el Gobierno tiene que "darle para adelante" con la intervención para "dar la garantía laboral" como prometió el presidente Alberto Fernández "cuando dijo que los compañeros no vana a perder puestos de trabajo".