El segundo hijo de la "Pulga" tuvo una reacción que sorprendió hasta la propia Antonela Roccuzzo.


La entrega del Balón de Oro en París marcó una nueva noche de alegría para Lionel Messi y su familia, aunque los rosarinos también se destacaron este lunes por otros motivos. Quien no pudo dejar de dar la nota en la ceremonia fue Mateo, el segundo hijo del futbolista, al que las cámaras tomaron justo cuando mordía a su hermano mayor en el teatro parisino.

El video de la transmisión oficial registró los segundos posteriores al anuncio de la “Pulga” como ganador del sexto trofeo en su carrera. En ese momento, Thiago Messi (7) se llevó una sorpresa desagradable cuando su hermanito se le abalanzó eufórico y el festejo se fue de las manos.

Ni propia Antonela Roccuzzo pudo prever que lo que ocurrió en ese instante y rápidamente le llamó la atención a su hijo para seguir en paz el resto de la premiación. Por entonces todavía faltaba la proyección del video que los tres habían grabado con Ciro (1), el benjamín de la familia.

Al margen de las anécdotas familiares, la velada fue el escenario elegido por Messi para avisar que se acerca la hora de su retiro, un tema al que hasta ahora se refería como algo distante. “Pasa todo muy rápido y espero seguir disfrutando del fútbol, de mi familia, mis rivales y de todo lo que me toca vivir”, manifestó.




Comentarios