Al ex jefe de la Policía Federal santafesina le encontraron restos de droga y numerosas llamadas a Marcelo Lepwaltz, apartado presuntamente por encubrir narcos.


Cada vez está más complicado el ex jefe de la policía federal santafesina, Mariano Valdés. Al hallazgo de droga en sus pertenencias, se le sumó la constatación de que mantuvo un fluido diálogo con su antecesor, Marcelo Lepwaltz, investigado por vínculos con el narcotráfico.

Los fiscales del caso, Matías Edery y Natalia Benvenuto, y el secretario de Villa Constitución, Franco Carbone, brindaron una conferencia de prensa contando las novedades acerca de la pericia realizada al bolso y a prendas de Valdés.

Las mismas estuvieron a cargo de la Policía Federal Argentina (PFA), y constataron que en el bolso había restos de metanfetamina, y en un pantalón restos de éxtasis. “El hecho (la balacera) fue el 9 (de septiembre). Suponemos que lo que se intentaba esconder ya estaba dentro de ese bolso el 9. El 20 secuestramos el bolso y sigue dando positiva la medida”, indicó Benvenuto y agregó que a partir de este hallazgo, la causa fue remitida al fuero federal.

Por otro lado, Carbone confirmó que se detectaron en el celular de Valdés llamadas a su antecesor en el cargo, Lepwaltz, apartado precisamente por presuntos vínculos con narcos. “Son escuchas que nos permiten efectuar una conexión. El vínculo está constatado y es estrecho”, sostuvo y añadió que con él habló Valdés momentos antes de ser detenido en la regional de la PFA de la ciudad de Santa Fe.

Cabe recordar que Lepwaltz fue apresado en mayo junto a otros cinco funcionarios federales, por una denuncia de encubrimiento triplemente agravado, falsificación de documento público y sustracción de elementos probatorio en relación a distintas causas relacionadas con el narcotráfico.

Fue a Valdés a quien pusieron en su lugar, en una movida que Nación anunció con bombos y platillos presentándola como una depuración en la fuerza, algo que ahora parece muy alejado de la realidad.




Comentarios