La hipótesis preliminar de la Fiscalía ubicó a un remisero como parte de una banda criminal que baleó una vivienda de Chacabuco al 3600.


Un remisero de 46 años fue acusado por extorsión en una causa que investiga una balacera contra una casa de barrio Tablada. El chofer trasladó a dos adolescentes apuntados como los responsables del hecho para recoger una suma de dinero en lo que resultó ser una entrega controlada. “Agarró justo el viaje que no tenía que agarrar y quedó pegado”, precisó un familiar del conductor.

El hombre, oriundo de San Francisquito, fue detenido el último sábado en la zona de Ocampo y Entre Ríos, al cabo de una persecución con la Policía junto a dos pasajeros que se habían subido en Dean Funes al 100.

La hipótesis preliminar de la Fiscalía, el remisero fue acusado de integrar una banda criminal que la semana pasada tiroteó una casa de Chacabuco al 3600 y dejó un mensaje intimidatorio. Sin embargo, tras una declaración sin fisuras, el magistrado lo dejó preso por 48 horas hasta el miércoles a las 18. En ese lapso, se pudo corroborar su coartada.

Por su parte, los adolescentes que fueron trasladados por el conductor quedaron arrestados en el Irar, acusados de extorsión agravada. Para los investigadores, son mano de obra para los negocios callejeros de un pesado detenido en la Unidad Penitenciaria 11°, de Piñero.

El fiscal Matías Edery detalló la serie de extorsiones a Fabián M., un empleado público de 43 años de barrio Tablada. El mensaje intimidatorio estuvieron acompañadas de escritos firmadas por “La Mafia”. El primer hecho, ocurrido el 20 de agosto, tirotearon una casa equivocada propiedad de Leonardo, un vecino de Fabián.

Además le dejaron un papel con una nota clara.”Fabián, esto es sencillo. Para que sigas viviendo tranquilo tenés que pagar $1.000.000. Sabemos todos tus movimientos, en qué andás, y las cosas que hacés. Tu familia va a seguir en paz si aportas con la mafia o si no de a poco iremos matando a tu familia, empezando por tu yerno. Si aportás para la mafia nadie más te va a molestar”, decía el cartel.

Tres días después retornaron a la zona y en esta oportunidad no erraron. En la puerta de la casa de Fabián apareció un cartel con una bala adherida con cinta y una leyenda: “Fabián, esta vez no nos equivocamos. Te dejo esto para no reventarte la casa a tiros. Comunícate así arreglamos y se termina todo. No la cagués con la yuta porque la próxima vamos por J. o P (familiares de la víctima). Vos elegís cómo termina esto. Llamá a este número hoy, porque mañana te caigo. Atentamente, la mafia”.

Lo cierto es que tras el episodio se montó un operativo para pactar la entrega del dinero. Las negociaciones con “la mafia” arribaron a un monto de 230 mil pesos, detalló Edery. El punto para dejar el bolso con el plata fue en La Paz e Italia, al lado de un contenedor de basura.

Finalmente el sábado a las 17, la Brigada Operativa de la Policía de Investigaciones dejó que la víctima dejara la bolsa con lo que aparentaba ser el dinero. Enseguida un joven fue a buscar la bolsa e intentó irse pero fue detenido.

En tanto, el remisero precisó que el otro joven lo obligó a escapar del lúgar. Asustado, aceleró e intentó evadir a los policías, pero los agentes lo alcanzaron en Entre Ríos y Ocampo.

De esta manera, los dos adolescentes y el remisero quedaron detenidos aunque luego al ser indagado su declaración no tuvo fisura y de hecho el relato pudo comprobarse con los mensajes de Whatsapp entre él y el operador de la remisería trucha.

El juez Gonzalo López Quintana catalogó el caso como “complejo” y dictó prisión de 48 horas para el remisero para corroborar la coartada. El último miércoles, finalmente el conductor recuperó la libertad.





Comentarios