Este lunes se realizó la audiencia de revisión de medida cautelar de J. A. C., uno de los acusados de balear la sede de Fiscalía en agosto del año pasado. Pese al pedido de prisión domiciliaria de la defensa, el juez de la causa determinó que siga preso.

J. A. C. es uno de los imputados por la balacera cometida el 14 de agosto en la sede de Fiscalía de calle Montevideo al 1900. Según el fiscal, sería quien condujo el Renault 9 que pasó por la puerta del lugar y del que provenieron los seis disparos que impactaron contra la fachada del organismo judicial.

Tras el episodio, el imputado junto a otras dos personas (ya imputadas) se dieron al a fuga. En ese momento comenzó una persecución entre el personal policial y los agresores, quienes realizaron varios disparos hacia los uniformados para poder lograr su huida. Finalmente el imputado fue aprehendido en la intersección de calles Seguí y Avellaneda.

En la audiencia imputativa a J. A. C. le endilgaron el delito de amenazas coactivas calificadas por el uso de arma de fuego, por ser anónimas y por tener como propósito que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) deje de investigar hechos de amenazas a magistrados. Además de daño calificado agravado por el uso de arma de fuego, atentado a la autoridad calificada agravada por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de guerra agravada por la participación de un menor de edad.

Lo cierto es que a poco más de un año del ataque tuvo lugar la audiencia de medidas cautelares en el Centro de Justicia Penal. La defensa pidió la prisión domiciliaria con la implementación de un dispositivo electrónico, o subsidiariamente, una caución de 50.000 pesos. Por su parte, la Fiscalía solicitó que el individuo siga detenido. 

Finalmente el Juez Héctor Nuñez Cartelle rechazó el pedido de la Defensa, aceptando el de la Fiscalía y dictó prórroga de prisión preventiva efectiva por el plazo de ley.