Los sicarios le dispararon desde el interior del auto. Solo se llevaron el arma reglamentaria, por lo que se descarta el móvil del robo.


Cristian Ibarra, el policía asesinado el lunes por la noche en zona oeste, recibió doce disparos en el cráneo, según el fiscal Miguel Moreno. Descartó de plano que se haya tratado de un intento de robo.

“Se constataron cinco tiros con entrada y salida del cráneo, uno con orificio de entrada y quedando retenido en el cuerpo”, explicó en conferencia de prensa el fiscal, en relación al hecho ocurrido en Larralde y Dean Funes.

Para Moreno, de acuerdo a los primeros indicios en función de la dirección y el recorrido de las balas, Ibarra habría sido ultimado desde dentro del vehículo. Sin embargo todavía está en estudio si lo abordaron o los sicarios iban con él en el vehículo.

“El móvil no estaba del todo claro pero es improbable que sea un robo, es el que menos manejamos. La totalidad de las pertenencias de Ibarra estaban en el interior del vehículo a excepción del arma”, detalló Moreno y agregó que la mayoría de los disparos fueron hechos desde atrás y desde el lado derecho.

Ibarra tenía 29 años y trabaja en el viejo Tribunal, cumpliendo tareas en la Oficina de Gestión Judicial. Se encontraba de licencia por un accidente.

(Fotografía: Héctor Río)





Comentarios