Las descripciones de las víctimas coinciden, y un indetikit da cuenta de que se trataría de la misma persona.


Una serie de hechos similares con asaltos a negocios seguidos de intentos de abuso sexual disparó el alerta entre las autoridades. Es que un identikit realizado por algunas de las víctimas dio indicios de que se trataría del mismo sujeto, que habría protagonizado al menos cuatro de estos episodios.

Los hechos, ocurridos en mayo y junio, están siendo analizados por la fiscal de Delitos Sexuales, Alejandra Raigal, que se encuentra tomando testimonios para averiguar si se trata de la misma persona. Hasta ahora las similitudes son muchas.

En todos los casos las víctimas contaron que el abusador tenía unos 25 años, una cicatriz muy visible en la mejilla izquierda, labios gruesos y buenos modales. Conocía sus movimientos, se manejaba en moto e iba bien vestido.

El último fue el de una chica que atendía una librería de zona sur, que tuvo que padecer a este delincuente que inicialmente dijo que quería comprar un disfraz para su hijo, pero luego volvió para asaltarla a mano armada. No conforme con eso, le sacó la ropa y la manoseó.

Su relato se suma al de una veterinaria de barrio Luis Agote, que la semana pasada había denunciado entre lágrimas haber sufrido una situación similar. Además, en Fiscalía hay otros dos casos con abusos confirmados, aunque podría haber otros tres, según señalaron desde la organización Mumalá Rosario.






Comentarios