El socialismo no llegó a sumar el 35% del total de votos y quedó apenas un punto arriba del peronismo.


Las escuelas rosarinas cerraron sus puertas tras la jornada electoral este domingo y el recuento de votos marcó el inicio de una noche tensa en la ciudad que acabó con un festejo agridulce del Frente Progresista. Tal como había pronosticado cuando promediaba el escrutinio, Pablo Javkin fue electo intendente con menos del 35% del total de sufragios y una escasa diferencia sobre la lista del Frente Juntos.

Después de una interna en la que sorprendió al socialismo, el concejal vinculado a la Coalición Cívica prácticamente no consiguió que su fuerza sumara adhesiones desde las primarias. En abril el oficialismo había recibido el apoyo de 178.478 electores entre sus dos listas, mientras que los datos provisorios de este lunes lo ubicaban apenas por arriba de la barrera de las 180 mil boletas.

El alto margen de error que se avizoraba a medida que pasaban las horas en los centros de campaña habilitó a Roberto Sukerman a fustigar a su adversario y rechazar el anuncio de una derrota que finalmente reconoció en redes sociales más tarde. Así dio marcha atrás con un discurso en el que había señalado como “irresponsable” al ganador, a quien luego felicitó públicamente.

En Rosario la participación fue de algo más del 68 por ciento, cifra inferior a la registrada en toda la provincia. En una puja que se definió por solo 8 mil votos, Cambiemos y Ciudad Futura quedaron relegados a un tercer y cuarto puesto que también mostraba gran paridad entre ambas fuerzas, aunque ambas terminaron con recorridos diferentes.

Rodrigo López Molina siguió en caída desde aquel batacazo electoral de 2017 y registraba el 15,41% del total de sufragios pasada la medianoche, lo que implicaba una pérdida de alrededor de veinte mil electores después de la interna con el ex concejal Jorge Boasso. Para los ex Giros y sus aliados, las generales permitieron un leve crecimiento detrás de la figura de Juan Monteverde, quien pasó de 54 mil votos a algo más de 78 mil en el recuento provisorio, aunque quedaron lejos de los números que le permitieron ganar tres bancas en 2015 por encima del Partido Justicialista (PJ).






Comentarios