El humorista contó pormenores de un robo ocurrido hace casi veinte años, cuando regresaba con su familia.


Nacido en Rosario y radicado en Buenos Aires durante uno de los momentos más importantes de su carrera, Pablo Granados no estuvo exento de los problemas de seguridad y este sábado contó detalles sobre un robo en su casa cuando participaba del exitoso ciclo de “Videomatch”.

Así como su ex compañera de trabajo Julieta Prandi repasó detalles del final de su relación de pareja, el humorista resumió en el programa “Podemos Hablar” la difícil situación que enfrentó al regresar a su hogar en familia. Aunque le faltaba plata y también un reloj que había heredado de su padre, el rosarino sostuvo que “lo más doloroso” aquella vez fue ver que los ladrones habían utilizado a un niño.

“En la pared de la escalera había marcas de manos con dedos muy chiquitos. Se ve que habían mandado un nene a través de la reja”, explicó el rosarino sobre lo ocurrido en el 2000.

Según el relato del músico y actor, los maleantes “recién se estaban escapando” cuando él llegó a la vivienda y advirtió que una puerta estaba abierta. Adentro “el chico que revolvió dejó todo sucio” y había “pisadas de nene”, por lo que consideró: “La guita fue lo de menos“.






Comentarios