El viernes conocíamos la historia de esta joven rioprimerense que llegó al corazón de todos. Las muestras de apoyo no se hicieron esperar a través de las redes sociales, y la donación de la silla tampoco.


Un fin de semana cargado de emociones fuertes vivió Helen González junto a su familia en Río Primero. Es que luego de contar su historia, a través de las redes sociales fueron cientos de mensajes los que recibieron expresándoles apoyo y buenos deseos para que el sueño de la joven, de poder tener su propia silla de ruedas, se hiciera realidad.

Pero no todo quedó en buenos deseos sino que la ayuda concreta llegó y se materializó a través de la donación de la silla. Y aquí la historia volvió a dar un giro inesperado, emocionando a todos nuevamente.

Desde la localidad de Santiago Temple, Luis Biava, otro joven que luego de un accidente de tránsito quedó paralítico, decidió donar a Helen su propia silla de ruedas.

El profe Luisito Biava

Luisito, al hacer entrega de su silla este sábado por la noche, expresó: “Me gusta poder estar ayudando yo, porque es una situación que ya pasé. A la silla la tenía guardada, porque pude comprarme otra. Lo hice de corazón, he estado en la situación de Helen y también he recibido mucha ayuda, por eso ahora que yo puedo ayudar, es devolver un agradicimiento a la vida”, sostuvo.

El domingo, después del mediodía, Helen esperó su nueva silla de ruedas para “estrenarla” en el festejo del Día del Niño organizado por la Municipalidad de Río Primero. Era tan grande su emoción y tan inmenso el agradecimiento al profe Luis, que sólo podía repetir infinitos “gracias”.

Emoción total: Helen se funde en un fuerte abrazo con su abuela Estela, al recibir su nueva silla de ruedas, gracias a la solidaridad y profunda empatía del profe Luis.

Pero esto no es todo. Helen también expresó que sueña con poder salir a pasear con su mamá-abuela en bicicleta, y de ese pedido se hizo eco rápidamente Daniel Torasso, de Monte Cristo, quien días atrás, cumplió el sueño de Alessio Rinero, el niño de 11 años que ahora, a partir de la adaptación de una bicicleta doble con su silla de ruedas, puede salir a pasear junto a sus hermanos.

Helen y su mamá-abuela Estela

Daniel ya tiene todo dispuesto para poder realizar la adpatación de la silla de Helen, pero resta conseguir una bicicleta. ¿Nos ayudás a conseguirla para poder sorprenderla el día de su cumpleaños?




Comentarios