Lo detuvieron después de tres horas de violento tiroteo. Tenía 20 armas y 400 municiones. Según se informó, la calificación legal que le dieron a los hechos que se le imputan es excarcelable y la jueza a cargo del Juzgado de Instrucción Nº 1, Dra. Marcela Quintana no se expidió aún sobre su situación procesal.

Roberto Puebla, es un ex empleado judicial, vecino de la ciudad capital, de 51 años de edad. El mismo fue citado a prestar declaración indagatoria por “abuso de arma y daño agravado” y se negó.

Roberto Puebla mantuvo en vilo al barrio Jardín tras violento tiroteo.Nuevo Dia

Es representado por el abogado José Carlos Blassiotto. El proceso se realizó mediante Microsoft Teams, el mismo sistema que se utiliza para los juicios celebrados de manera virtual en el marco de la pandemia.

Cerca de las 12:15 horas del lunes, comenzó la audiencia. Puebla compareció desde la Comisaría Primera, donde está detenido. La misma se extendió por media hora. Solamente se le leyeron los hechos que se le imputan y luego el detenido, por asesoramiento del abogado, se negó a contestar preguntas.

Por lo pronto, Puebla continuará alojado en la dependencia policial. El fiscal Fernando Basanta dictaminó para que quede detenido y la jueza resolverá en los próximos días su suerte procesal.

El abogado defensor se limitó a pedir la exención de prisión (beneficio que se da cuando el imputado no representa un peligro a la sociedad de permanecer en libertad mientras dura el proceso judicial en su contra).

La prisión preventiva se dicta sólo a fines de evitar el entorpecimiento de la causa y la fuga del imputado.

Arma secuestrada en la vivienda de Puebla.Nuevo Dia

Igualmente, en la causa quedó claro que Puebla fue quien disparó primero a la Policía en la mañana del pasado domingo. No sólo a efectivos de la fuerza de seguridad, sino también a miembros del área de Tránsito Municipal que intentaban secuestrar su camioneta.

Trascendió que Puebla amenazó a empleados municipales y se dio a la fuga hacia su casa, ubicada en calle Rodiño de Clark, barrio Jardín, a metros de la ría.

“Voy a dejar la cag...”, habría manifestado antes de ingresar a su inmueble y subir hacia el balcón del primer piso, desde donde disparó -se presume- con varias armas. En un allanamiento realizado posteriormente, le incautaron un arsenal: más de 20 armas entre largas y cortas.

Perfil

El detenido es sobrino de una ex presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Santa Cruz, ya fallecida, Clara Salazar. Vive en un barrio exclusivo de Río Gallegos, es ex empleado judicial y divorciado.

Su devoción por las armas era exhibida de manera permanente en su cuenta de Facebook.

Con su actitud, el hombre movilizó a una cantidad importante de policías de la ciudad, agentes de Infantería y hasta integrantes de un cuerpo especial.

Puebla tenía en su casa al menos 20 armas y 400 municiones. Y usó al menos la mitad de las armas para dispararle a las fuerzas de seguridad. Le hizo más de 30 disparos.

Edificio de la Comisaría 1º de Policía de Río Gallegos.La Opinion Austral

Todo comenzó en la mañana del domingo en pleno centro de la capital de Santa Cruz. Puebla quiso evadir un control de tránsito. Cuando lo detuvieron exhibió un arma y amenazó con dispararles a los inspectores.

Puebla se atrincheró en su coqueta vivienda, que fuera de su tía ya fallecida. Cuando llegaron los primeros policías, comenzó a disparar. Había impactos de balas en techos de casas aledañas, en la calle, en la vereda, en los jardines. Y varios de distinto calibre.

Por eso se estima que el hombre utilizó varias armas de su colección durante el tiempo que resistió a la insistencia policial para que se entregara.

Durante el procedimiento ordenado por la Justicia, la Policía incautó más de 20 armas de fuego, entre largas y cortas. Y nueve vainas servidas -una calibre .380 y ocho 9 milímetros- en el sector externo.

Además, se halló un fragmento de plomo desnudo, 11 impactos en la calle y 12 en el patio de la vivienda, entre otros. Del informe policial surgió además que tenía una pistola calibre 11.25, una .380, un revólver calibre 32 largo y una pistola calibre .40.

También se hallaron más de 400 municiones de distintos calibres. Algunos de los disparos que hizo el hombre impactaron también en un par de móviles policiales.

Puebla continuará detenido y, según fuentes judiciales, será sometido a pericias psiquiátricas, las que tal vez expliquen un poco el motivo de su reacción inexplicable y violenta que pudo terminar en una tragedia.