Fue encontrado sin vida minutos antes de las 17 horas.


La comunidad riogalleguense se encuentra conmovida por el fallecimiento de un joven profesor de música y futbolista de la Liga de los Barrios de fútbol local. Facundo Díaz, de 27 años, se arrojó a la costanera en horas del mediodía de este sábado y fue encontrado sin vida casi cinco horas más tarde, minutos antes de las 17:00, en el marco de un intenso operativo de búsqueda desplegado por la Policía, Bomberos, Protección Civil y Prefectura Naval Argentina.

Búsqueda inmediata

El trabajo de las autoridades inició apenas pasadas las 12:00 cuando algunas personas que se encontraban en la ría local, a la altura del colegio República del Guatemala, dieron aviso a la Policía señalando de la situación. Rápidamente se desplegó la búsqueda del joven, con la utilización de lanchas y buzos.

El Club Malvinas, donde se desempeñaba el sujeto, escribió un sentido texto a modo de despedida. “Se fue un hermano de esta gran familia (…) una persona buena por dentro y fuera, un muchacho que caía con su guitarra en esas juntadas improvisadas que salía en la casa de algún otro compañero del club”, señalaron.” “Lo escribo desde el conocimiento y la angustia que me produce saber que te fuiste”, lamentaron, enviando fuerza a la familia del muchacho. “Te amamos y te recordaremos con esa alegría y esos goles que nos hacía emocionar”, reza el escrito del club del fútbol barrial.

No tenía ropa de neoprene

Si bien en un primer momento trascendió la posibilidad de la utilización de un traje de neoprene, esto finalmente no fue así. El joven se metió al agua con ropa negra, y sin sus zapatillas, las cuales fueron encontradas posteriormente por las autoridades.

Se desconoce el motivo que llevó a Díaz a arrojarse a las frías y peligrosas aguas de la ría y es materia de investigación las circunstancias en las que se dio esta temerosa acción. Se presume que atentó contra su propia vida al no poder sobrellevar una falsa acusación en su contra. Según averiguó lo habrían denunciado por abuso sexual simple: “tocar” a un niño del Jardín 44 donde trabajaba. “Facu era muy sano, no tenía maldad, lo acusaron de algo que no pasó y no lo pudo sobrellevar”, resumió un amigo del entorno íntimo de él.

Por jurisdicción la causa se inició en la Comisaría Primera y tomó conocimiento de la misma el Juzgado de Instrucción N° 3, a cargo de la Dra. Rosana Suárez. Tras el hallazgo del cuerpo, a unos 100 metros de donde Díaz fue visto por última vez por los testigos ingresar al agua, la magistrada ordenó la realización de una autopsia.

Fuente: tiempo Sur y la Opinión Austral




Comentarios